Juegos de video incentivan a matar

JUEGOS - BlodborneCuatro letras de sangre gotean de la pantalla de la computadora, formando la palabra «mort» (muerte en francés), en el juego macabro Bloodborne, describió Le Monde de París. 

Los personajes virtuales tienen forma de espectros, y el ambiente en que actúan son los cementerios. Para el diario parisiense , el juego Bloodborne completa la nueva tendencia en los videojuegos que tratan de la muerte. 

Bloodborne fue precedido por Almas de la Oscuridad (Dark Souls) y  Almas de Demonio (Demon´s Souls), llenos de fantasías macabras o satanistas que incitan al jugador a morir centenas de veces. 

La muerte ya no es causa de luto o tristeza, sino de diversión, dice Mathieu Triclot, autor del libro «Filosofía del videojuego». 

Los montajes visuales deben ser lo más parecidos con la realidad y lo más sanguinarios posibles. 

JUEGOS - SatanismoEl jugador pierde el miedo de los peores crímenes, y las empresas creadoras de esos juegos estimulan a matar, para obtener ganancias. 

La lección para el joven jugador es clara: asesinar sádicamente es una opción de juego; el homicidio no tiene nada de injusto o arbitrario. Es algo para divertirse y tener experiencias nuevas, por más crueles que sean. 

En 1996, el juego Diablo II introdujo el concepto de «permadeath», o «muerte permanente». Esa idea perversa hoy está generalizada. 

A veces, la muerte es inevitable para el personaje que encarna al jugador de carne y hueso. 

Entonces, no es de espantar que haya asesinatos de los más siniestros y especialmente hediondos, practicados por jóvenes que acaban perdiendo el horror a los crímenes por causa de los juegos virtuales. 

Para ver la noticia completa clique aquí.

URUGUAY - BLOG - Rectangulo despues de las materias - 4

Sugiera a otras personas que acompañen este blog Familia Uruguaya Cristiana. Envíeles el link del blog: http://familiauruguayacristiana.com.uy 

Contáctenos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *