¡ENHORABUENA! Gobierno pierde en juicio y médicos podrán negarse a tareas abortivas

Feto 2El gobierno perdió un juicio ante un grupo de unos 100 ginecólogos que presentó hace dos años un recurso ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo (TCA) para impugnar 11 de los 42 artículos del decreto que reglamentó la ley de interrupción voluntaria del embarazo. 

Los médicos sostenían que el decreto restringía «ilegítimamente el ejercicio del derecho a la objeción de conciencia del personal de salud«. 

El TCA falló a favor de siete de esos 11 artículos. 

El fallo definitivo permite a todos los ginecólogos – no solo a los que presentaron el recurso – abstenerse de participar en cualquiera de los pasos que una mujer deba seguir para realizarse un aborto, por no estar de acuerdo con la práctica, lo que se considera objeción de conciencia. 

En el decreto original, los médicos objetores de conciencia solo podían manifestarse contrarios a practicar un aborto al momento de coordinar el procedimiento, es decir realizar el legrado o recetar el medicamento para abortar. Pero estaban obligados a participar de la primera consulta de la mujer con un equipo interdisciplinario y a firmar el formulario de interrupción voluntaria del embarazo. 

El TCA sostiene que «quien firma este formulario está participando activa y directamente en el proceso de interrupción del embarazo, a lo cual no permite objetar, sino que se obliga a intervenir». 

A partir de la anulación de determinados artículos e incisos, los médicos no estarán obligados a derivar a otro especialista a una paciente que quiera practicarse un aborto pero sí estarán obligados a informar sobre las alternativas disponibles ante un aborto, como la adopción, o la existencia de organizaciones que colaboran con las mujeres embarazadas, según explicaron Gianni Gutiérrez y Agustín Amonte, abogados de los médicos. 

Para ambos, «la sentencia del TCA es contundente en la defensa de la libertad y del ejercicio de la profesión médica» porque permite que la objeción se practique «en su máxima expresión». 

La ley de interrupción voluntaria del embarazo establece que cuando una mujer expresa a su médico que quiere abortar dispone de un período de reflexión de cinco días para contemplar si desea o no interrumpir su embarazo. El TCA encontró diferencias en cómo se plantea el plazo en la ley y en el decreto.

Según «Mujer y Salud en Uruguay» – entidad pro-aborto – en localidades como Young o Mercedes el 100 % de los profesionales dedicados a este campo médico son objetores de conciencia, así como el 92 % en Salto, el 87 % en Paysandú, el 82 % en Soriano o el 43 % en Río Negro

Para ver las noticias completas clique en los números (1) (2)

Comentarios de este blog: 

La resolución del TCA que considera válida la objeción de conciencia reclamada legítimamente por los médicos contrarios al aborto es sin duda una buena medida. 

El aborto es un crimen, en cualquier circunstancia, pues transgrede frontalmente el Quinto Mandamiento de la Ley de Dios: no matar. 

Si bien se debe manifestar satisfacción por la resolución del TCA – que coarta la realización de abortos al reconocer la objeción de conciencia  – debemos entretanto continuar la lucha para que el aborto sea totalmente erradicado. 

Una vez más nos solidarizamos, apoyamos y felicitamos a los médicos que, en el cumplimiento de la Ley de Dios, se niegan a cometer abortos.

 URUGUAY - BLOG - Rectangulo despues de las materias - 4

Sugiera a otras personas que acompañen este blog Familia Uruguaya Cristiana. Envíeles el link del blog: http://familiauruguayacristiana.com.uy 

Contáctenos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *