Un padre se opuso a la eutanasia del hijo y fue condenado a un año de prisión. Pero su hijo está hoy curado.

EUTANASIA - Padre salva hijoUn padre abrazado al hijo que está en una cama de hospital, de ojos cerrados y conectado a tubos de oxígeno: esa es la imagen que circula en internet mostrando a George Pickering, de 59 años, saliendo de la cárcel después de 11 meses preso.

Para él, que siempre tuvo una conducta íntegra, los problemas con la ley comenzaron hace un año.

«Precisamos ayuda urgente. Hay un familiar de un paciente con un arma», dijo por teléfono a la policía un miembro del Tomball Regional Medical Center, hospital de Pionehurst, en Texas, EUA.

Poco antes, Pickering había agarrado la pistola y se atrincherado en un cuarto del hospital, al lado de la cama del hijo, que estaba en coma después de sufrir un accidente vascular cerebral.

El padre actuó así cuando supo que el joven sería desconectado de las máquinas que lo mantenían vivo, alegándose muerte cerebral.

La decisión de los médicos había sido aceptada por la madre y por el hermano mayor del joven de 27 años. Pero no por el padre, George, convencido de que, aún cerebralmente muerto, el hijo todavía podía salvarse.

«Los médicos dijeron que mi hijo estaba con el cerebro muerto, que él era un vegetal», dijo George a la emisora local KPRC. Todo era sólo apuro. Yo sabía que, si pudiese quedarme solo con él durante unas tres o cuatro horas, iba a saber si él estaba muerto o no».

Pero las razones del padre desesperado fueron rechazadas por el muro de protocolos. De acuerdo con la KPRC, ya habían comenzado los procedimientos para la donación de los órganos. Fue cuando George sacó el arma que llevaba y ordenó a todos que saliesen de la sala inmediatamente.

Cuando quedó solo a la cabecera del hijo, el padre comenzó a interactuar con él. En poco tiempo, verificó que el joven no estaba con muerte cerebral. Cuando los médicos consiguieron volver a la sala de terapia intensiva, constataron con sorpresa que el muchacho había comenzado a tener contacto visual y obedecer a sus órdenes.

George, como explica su abogado, había presionado varias veces la mano del hijo durante algunas horas, tiempo en que los dos estuvieron solos. Fue gracias a eso que los médicos, en vez de sacar los aparatos, comenzaron los procedimiento de reanimación del paciente.

Mientras tanto, George se entregó a las autoridades, y fue acusado de agresión agravada por el uso de arma letal. Fue juzgado sumariamente y condenado a un año de cárcel. Un año de purgatorio, soportado para poder abrazar a su hijo, esta vez no en una cama de hospital, sino en su casa.

Y lo consiguió. El joven de a poco está recuperando la salud.

Fuentes: Zenit, Whashington Post

URUGUAY - BLOG - Rectangulo despues de las materias - 3

Sugiera a otras personas que acompañen este blog Familia Uruguaya Cristiana. Envíeles el link del blog: http://familiauruguayacristiana.com.uy

Contáctenos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *