Cardenal Zen teme inminente capitulación vaticana ante el comunismo chino

CHINA - Cardenal ZenEl Cardenal Joseph Zen Ze Kiun, obispo emérito de Hong Kong, escribió en su blog: «Mi suerte está más cerca de la del profeta Jeremías. Mis lamentaciones desentonan del coro universal, pero sea como sea, no puedo ser un perro que no ladra», notició la agencia AsiaNews.

Y explicó: al comienzo del año pasado, el diario Wen Wei Po [editado en Hong Kong por el Partido Comunista de China] anunciaba con júbilo que «las relaciones entre China y el Vaticano pronto tendrían un buen desarrollo».

Poco después, el Secretario de Estado del Vaticano, cardenal Parolin, dijo que «las perspectivas son promisoras».

«Yo no veía ningún fundamento para ese optimismo», explicó el cardenal chino. «Más de mil cruces fueron arrancadas de las torres de las iglesias (en algunos casos las propias iglesias fueron destruidas).

«Ya no podemos engañarnos diciendo que se trata de un episodio de celo exagerado por parte de alguna autoridad local.

«Son varios los seminarios que no funcionan más. Los estudiantes del Seminario Nacional de Pequín son obligados a firmar una declaración de fidelidad a la Iglesia Independiente [controlada por el gobierno comunista], prometiendo concelebrar con obispos ilegítimos.

«El gobierno está consolidando una Iglesia que objetivamente ya está separada de la Iglesia Católica Universal.

Cardenal Parolin«Con tentativas de persuasión y amenazas, inducen al clero a practicar actos contra la doctrina y la disciplina de la Iglesia, renegando a la propia conciencia y dignidad».

El Cardenal recordó que el obispo Wu Qin-jing, de Zhouzhi, después de diez años de consagración, pudo ocupar su diócesis en el último semestre de 2015, pero aceptando cierto compromiso.

En seguida, por primera vez en el pontificado de Francisco I, fue consagrado un obispo. Se trata de Zhang Yinlin, de Anyang. Él fue escogido por una «elección democrática» y un «decreto de nombramiento de la impropiamente llamada Conferencia Episcopal China». El obispo consagrante estaba en situación canónica confusa.

En octubre, una delegación del Vaticano visitó Pequín. La Santa Sede no informó nada. Pero el Padre Jeroom Heyndrickx, activista de la Ostpolitik vaticana, dijo que no pudieron tratar problemas sensibles, como los de los obispos presos, concentrándose en el nombramiento de nuevos obispos.

Una fórmula para nombrar obispos estaría en discusión, pero el Cardenal Zen no fue informado.

El Padre Bernardo Cervellera, especialista en asuntos de China, escribió que, por informaciones fidedignas recibidas del continente, los nuevos obispos serían votados democráticamente por el «Consejo de obispos reconocidos por el gobierno».

La Santa Sede aprobaría la elección y sólo tendría un débil poder de veto en casos «graves». Pero si el gobierno comunista juzgase que las razones de la Santa Sede son «insuficientes», el «Consejo de obispos» irá adelante de cualquier forma.

Para el Cardenal Zen, este acuerdo no respeta la autoridad del Papa. Él se pregunta si en buena ley el Papa Francisco podría firmarlo.

Benedicto XVI aclaró: «La autoridad del Papa para nombrar obispos fue dada a la Iglesia por su fundador, Jesucristo; no es propiedad del Papa, y ni siquiera el Papa puede cederla a otros».

Según el Cardenal, todo pasa como si Roma no supiese que la llamada Conferencia Episcopal china es ilegítima y simplemente no existe.

Sólo existe la Asociación Patriótica, que juntamente con la Conferencia episcopal es dirigida por miembros del gobierno comunista, que se manifiestan abiertamente como tales.

«Firmar un acuerdo de ese tipo es como entregar en las manos de un gobierno ateo la autoridad para nombrar obispos», concluyó el Cardenal Zen.

Ni en Europa del Este en el tiempo de la Unión Soviética sucedió algo similar, agregó.

Obispos ilegítimos y hasta excomulgados vienen abusando del poder sacramental y la Santa Sede parece no tener nada que decir.

Ellos participaron de consagraciones episcopales y de la llamada Asamblea de los Representantes de los católicos chinos, organismo simbólico de una iglesia cismática.

Después de la visita de la legación vaticana, el gobierno obligó a todos los obispos, legítimos, ilegítimos y excomulgados, a concelebrar. «Esos son actos objetivamente cismáticos», observó el Cardenal.

Si la Santa Sede firma un acuerdo con el gobierno sin esclarecer todos esos puntos, causará una grave herida en la conciencia de los fieles, agregó.

El Vaticano ignora a la «comunidades subterráneas», dijo el Purpurado, que en seguida preguntó, espantado:

«¿ Para `salvar la situación´, el Vaticano va a abandonar a nuestros hermanos y hermanas? ¡Pero, ellos son los miembros sanos de la Iglesia! ¿Silenciar a la comunidad subterránea para no irritar al gobierno no es un suicidio?

En el plano diplomático, las comunidades clandestinas son la carta de triunfo que la Santa Sede puede jugar. Pero amputando esos miembros, ¿qué queda en las manos de nuestra diplomacia para inducir a la otra parte a un acuerdo», observó.

¿Qué falta entonces para el acuerdo?, pregunta angustiado el Cardenal. «La única cosa que precisan es de una firma del Santo Padre, una bendición para esa `Iglesia China´».

¿Después de esa firma, Pequín no obligará a los fieles de la comunidad subterránea a salir y entregarse a los obispos ilegítimos, tal vez inclusive excomulgados, que, entonces, sin mostrar ningún arrepentimiento, apoyándose únicamente en el gobierno, obtendrían legitimidad y se convertirían en obispos de pleno derecho?».

CHINA - Francisco I con  Xin Ji PingY continúa el anciano y corajoso Cardenal: «Lo que no me deja tranquilo es ver a nuestro Eminentísimo Secretario de Estado aún intoxicado por el milagro de la Ostpolitik.

«En un discurso conmemorativo del Cardenal Agostino Casaroli, él elogió el suceso de su predecesor garantizando la existencia de la jerarquía de la Iglesia en los países comunistas de Europa del Este».

«Él dijo: `eligiendo candidatos al episcopado, elegimos pastores y no personas que se oponen sistemáticamente al régimen, personas con la actitud de gladiadores, personas que gustan de mostrarse en el escenario político´.

«Yo me pregunto: ¿a quién [el Secretario de Estado] se refería haciendo esa descripción? Temo que él estuviese pensando en un cardenal Wyszynski, en un cardenal Mindszenty, en un cardenal Beran».

«¡Pero esos son los héroes que defendieron con coraje la fe de su pueblo!, exclamó el venerable Cardenal. «Me espanta pensar así, desearía estar engañándome».

«El día en que se firme el acuerdo con China habrá paz y alegría, pero no esperen que yo participe de las celebraciones del inicio de esa nueva Iglesia. Desapareceré, iré a comenzar una vida monástica para orar y hacer penitencia.

«Pediré disculpas al Papa Benedicto XVI por no ser capaz de hacer lo que él esperaba que yo hiciese. Pediré al Papa Francisco su perdón para este viejo Cardenal por haberlo molestado con tantas cartas inapropiadas.

«Los Santos Inocentes fueron asesinados y el ángel pidió a José que pusiese a María y el Niño a salvo, huyendo. ¿Hoy, nuestros diplomáticos podrían aconsejar a José a tentar un diálogo con Herodes?».

Para ver las noticias completas clique en los números (1) (2).

URUGUAY - BLOG - Rectangulo despues de las materias - 3

Convide a sus parientes y conocidos a que acompañen este blog Familia Uruguaya Cristiana. Envíeles el link del blog: http://familiauruguayacristiana.com.uy 

Contáctenos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *