Conmovedor testimonio de los MARTIRIOS en CHINA bajo el comunismo

CHINA - Cardenal Zen en Cebu, FilipinasEl Arzobispo emérito de Hong Kong, Cardenal Joseph Zen Zekiun SDB, se dirigió a los asistentes del Congreso Eucarístico Internacional en Cebu, Filipinas, pidiendo especiales oraciones por los cristianos perseguidos en China.

Él dijo que los católicos oprimidos «están aún en aguas profundas, en un fuego incinerador, una terrible realidad».

«Yo pienso que hoy los testimonios por excelencia son los mártires«, apuntó el Purpurado, de acuerdo con la GaudiumPress.

El Cardenal Zen relató conmovedores episodios de estos martirios.

Mostró cómo el régimen anticristiano transformó el sistema educativo para instigar «el desdén por la religión y particularmente por la Iglesia».

En una reunión de maestros, las autoridades intentaron obtener de los educadores el pedido de expulsión del Nuncio Apostólico, que aún está en funciones, y de los misioneros extranjeros bajo la acusación de ser agentes «imperialistas».

El Cardenal también recordó la gran persecución de 1955, cuando más de mil creyentes, incluido el obispo de Xanghai, Don Ignacio Kung Pin-Mei, y centenas de sacerdotes fueron presos.

Ellos se negaron a colaborar con la Asociación Patriótica – especie de iglesia cismática forjada por la dictadura comunista. Ahora, la diplomacia vaticana empuja a los fieles resistentes para la misma repudiada cooperación con el comunismo.

En su juicio Don Kung fue acusado de «toda especie de crímenes». Intimado a «confesar sus pecados» contra el régimen comunista, el obispo, cuyas manos estaban atadas en la espalda, proclamó en el micrófono:

China - Cardeal Ignatius Kung«¡Viva Cristo Rey

El cardenal Zen agregó que, en ese momento en que se jugaba su vida, «salió de la multitud una tímida voz», que en seguida fue hecha eco por todos gritando: «¡Viva Cristo Rey!

Con toda seguridad fue un coraje comunicado por el Espíritu Santo», comentó el cardenal según informa la Agencia de la Conferencia Episcopal Filipina.

Den Kung, el heroico obispo de Xanghai, acabó siendo hecho cardenal en secreto. Pero sólo pudo enterarse de su dignidad en 1988. Murió en el exilio en el año 2000, en Connecticut, Estados Unidos.

El Cardenal Zen concluyó subrayando que todos nosotros hacemos parte del cuerpo Místico de Cristo, Y que, por la comunión de los Santos, estamos unidos espiritualmente a los católicos chinos, que están siento perseguidos en estos momentos, gimiendo en un campo de concentración o entregando sus almas a Dios en circunstancias espantosas.

Con nuestras oraciones, de un modo misterioso pero poderosamente eficaz, podemos estar al lado de esos mártires, confortándolos, apoyándolos y haciéndonos místicamente partícipes de sus méritos.

No vemos eso ahora, pero un día, en el momento de nuestro juaicio, ¡veremos y comprenderemos lo que hicimos o… dejamos de hacer!

«Nuestras oraciones, especialmente la adoración al Santísimo Sacramento, obtendrán esperanza a esos nuestros hermanos. Después de la cruz del martirio vendrá la resurrección. Y después de las tribulaciones, tendremos la gloria y la alegría eterna», explicó.

Los católicos chinos que intentaron participar del Congreso Eucarístico Internacional de Cebu, Filipinas, tuvieron sus vistos para salir del país negado por el régimen comunista.

Los católicos de Hong Kong y Macao aún pudieron estar presentes, pues en esas «regiones administrativas especiales» subsisten agonizantes andrajos de libertad, gravemente amenazados después del anuncio de inminente acuerdo de la Santa Sede con Pequín.

Para ver las noticias completas clique en los números (1) (2) (3).

URUGUAY - BLOG - Rectangulo despues de las materias - 3

Sugiera a otras personas que acompañen este blog Familia Uruguaya Cristiana. Envíeles el link del blog: http://familiauruguayacristiana.com.uy

Contáctenos

1 comment for “Conmovedor testimonio de los MARTIRIOS en CHINA bajo el comunismo

  1. Marcos Costa
    10/03/2016 at 18:40

    Fico perplexo com a atitude de Vaticano que deveria divulgar essas informações sobre a perseguição aos católicos na China comunista. E também os bispos e padres que deveriam falar isso nos sermões. Porque será que se calam? CostaMarques

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *