La Agonía de Nuestro Señor Jesucristo en el Huerto: modelo del heroísmo católico

Agonia de Nuestro SenorPlinio Corrêa de Oliveira

¿Cuál es el heroísmo católico?

El supremo ejemplo de heroísmo católico es Nuestro Señor Jesucristo. Él no es sólo el modelo de toda forma de virtud y santidad, sino que es la fuente, porque de Él emanan las gracias para alcanzarse la santidad. El ejemplo más perfecto que dio de Su propio heroísmo fue – a mi modo de ver – la Agonía en el Huerto.

Ese es el episodio heroico por excelencia, no sólo porque se trata de Nuestro Señor Jesucristo, sino por causa de la naturaleza del lance. En efecto, Él era Hombre-Dios. Considerado en Su humanidad, era absolutamente perfecto, no sólo concebido sin pecado original, sino que, en cuanto hombre, el más perfecto que Dios creó, poseyendo en el más algo grado todas las cualidades de la creatura humana. Por causa de esto, tenía un instinto de conservación muy agudo y muy armónicamente desarrollado, que provenía exactamente de su perfección.

Tenía también un conocimiento perfecto de lo que vale el afecto, la fidelidad, la solidaridad de los amigos, y, por lo tanto, poseía una comprensión mucho más perfecta que cualquiera de nosotros de lo que eran todos los tormentos morales que Lo aguardaban. Y el instinto de conservación lo llevaría a tener pavor de los sumos tormentos físicos que iba a padecer. Nunca hubo, no hay y no habrá un hombre que haya sufrido los tormentos físicos que  Nuestro Señor Jesucristo sufrió.

Por otro lado, nunca hubo, no hay y no habrá un hombre que haya sufrido los tormentos morales que Nuestro Señor Jesucristo sufrió durante la Pasión, no sólo por causa de los Apóstoles que Lo abandonaron, sino también por todas las injurias que sufrió de cada una de aquellas almas que Él quería salvar. ¡Es insondable lo que sufrió en esa ocasión!…

Cuando llegó Su Agonía, Su oración en el Huerto, Él – por así decir – puso un punto final en su existencia terrena. Se acabó todo cuanto tenía atrás de Sí, Su obra estaba pronta.  Y en aquella noche tenía que hacer otra cosa: prepararse para Su propio martirio. Preparar su sensibilidad física y espiritual, preparar Su Persona para cargar Su Cruz, para sufrir todo lo que habría de sufrir. Esto importaba en prever, medir, ajustarse, tomar la resolución de hacer. Esto fue la Agonía de Nuestro Señor Jesucristo. 

Para ver la materia completa clique aquí.

 URUGUAY - BLOG - Rectangulo despues de las materias - 3

Sugiera a otras personas que acompañen este blog Familia Uruguaya Cristiana. Envíeles el link del blog: http://familiauruguayacristiana.com.uy

Contáctenos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *