La crisis de la Iglesia a la luz del Secreto de Fátima

FATIMA - PastorcitosRoberto de Mattei

El año del centenario de Fátima (2016-2017) fue abierto en el día de Pentecostés con una noticia rumorosa. El teólogo alemán Ingo Dollinger refirió al sitio OnePeterFive que después de la publicación del Tercer Secreto de Fátima, el cardenal Ratzinger le habría confiado: «Das ist noch nicht alles!» – «Esto aún no es todo». La Sala de Prensa del Vaticano intervino con un desmentido inmediato, en el cual se dice que «el  Papa emérito Benedicto XVI comunica `no haber hablado con el Prof. Dollinger sobre Fátima´y afirma claramente que las frases atribuidas al Prof. Dollingen sobre este tema `son puras invenciones, absolutamente no verdaderas´ y reitera decididamente: `La publicación del Tercero Secreto de Fátima es completa´ «.

El desmentido no convence a aquellos que, como Antonio Socci, siempre sustentaron la existencia de una parte no revelada del secreto, que hablaría del abandono de la fe por parte de los líderes de la Iglesia. Otros estudiosos, como el Dr. Antonio Augusto Borelli Machado,  juzgan integral y trágicamente elocuente el secreto divulgado por la Santa Sede. Con base en los datos a nuestra disposición, hoy no se puede afirmar con seguridad absoluta, ni que el texto del Tercer Secreto sea integro, ni que sea incompleto. Entretanto, lo que parece absolutamente cierto es que la profecía de Fátima aún no se cumplió y que su realización se refiere a una crisis sin precedentes en la Iglesia.

A este propósito se debe recordar un importante principio hermenéutico. El Señor, a través de revelaciones privadas y profecías que no agregan nada al depósito de la fe, ofrece a veces una «dirección espiritual» para orientarnos en los períodos más negros de la Historia. Pero si es verdad que las palabras divinas proyectan luz sobre las épocas tenebrosas, lo contrario es también verdad: en su desarrollo dramático, los acontecimientos históricos nos ayudan a comprender el significado de las profecías.

Cuando, el 13 de julio de 1917, la Virgen anunció en Fátima que si la humanidad no se convirtiese Rusia propagaría sus errores por el mundo, esas palabras parecían incomprensibles. Fueron los hechos históricos que desvendaron su significado. Después de la Revolución bolchevique de octubre de 1917, quedó claro que la expansión del comunismo era el instrumento del cual Dios quería servirse para castigar al mundo por sus pecados. Entre 1989 y 1991, el imperio del mal soviético aparentemente se desintegró, pero el desaparecimiento de la envoltura política permitió una mayor difusión mundial del comunismo, que tiene su núcleo ideológico en el evolucionismo filosófico y en el relativismo moral. La «filosofía de la praxis» , que de acuerdo con Antonio Gramsci resume la revolución cultural marxista, se tornó el horizonte teológico del nuevo pontificado, trazado por teólogos como el cardenal alemán Walter Kasper y el arzobispo argentino Don Víctor Manuel Fernández, inspiradores de la Exhortación Apostólica Amoris Laetitia. En ese sentido, no es del secreto de Fátima que debemos partir para comprender la existencia de una tragedia en la Iglesia, sino de la crisis en la Iglesia para comprender el significado último del Secreto de Fátima. Una crisis que data de los años sesenta del siglo XX, pero que con la abdicación de Benedicto XVI y el pontificado del Papa Francisco conoció una impresionante aceleración.

Mientras la Sala de Prensa se apresuraba para calmar el caso Dollinger, otra bomba explotaba con un fragor bien mayor. Durante la presentación del libro del Prof. Don Roberto Regoli, Oltre la crisi della Chiesa. Il pontificato de Benedetto XVI [Más allá de la crisis de la Iglesia. El pontificado de Benedicto XVI] (Lindau, Torino 2016) realizada en el auditorio de la Pontificia Universidad Gregoriana, Monseñor Georg Gänswein enfatizó el acto de renuncia del Papa Ratzinger al pontificado con estas palabras: A partir del 11 de febrero de 2013 el ministerio papal no es más aquél de antes. Él continua siendo el fundamento de la Iglesia Católica: y, entretanto, es un fundamento que Benedicto XVI transformó profunda y durablemente en su pontificado de excepción». – De acuerdo con el arzobispo Gänswein, la renuncia del Papa teólogo «marcó época», porque introdujo en la Iglesia Católica una nueva institución del «Papa emérito», transformando el concepto de munus petrinum («ministerio petrino»):

«Antes y después de su renuncia, Benedicto entendió y aún entiende su deber como una participación en tal `ministerio petrino`. Él dejó el trono pontificio y, entretanto, con el acto de 11 de febrero de 2013, no abandonó absolutamente ese ministerio. En vez de eso, integró el oficio personal con una dimensión colegial y sinodal, casi un ministerio en común. (…) Desde la elección de su sucesor Francisco, el 13 de marzo de 2013, no hay por lo tanto dos Papas, pero de hecho un ministerio expandido [allargatto] – con un miembro activo y un miembro contemplativo. Es por eso que Benedicto XVI no renunció ni a su nombre, ni a la sotana blanca. Por eso el tratamiento correcto que se le aplica aún hoy es `Santidad´; es también por eso que él no se retiró a un monasterio aislado, sino que [permaneció} dentro del Vaticano – como si hubiese dado apenas un pasa de lado para abrir espacio a su sucesor y a una nueva etapa en la historia del papado. (…) Con un acto de extraordinaria audacia, él, al contrario, renovó ese oficio (aún contra la opinión de consejeros bien intencionados y sin duda competentes), y con un esfuerzo final lo ha fortalecido (como espero). Esto, es claro, solamente ha historia podrá demostrar. Pero en la historia de la Iglesia permanecerá que el año 2013, el célebre `Teólogo en el Trono de Pedro se tornó el primer Papa emeritus de la historia».

Este razonamiento tiene un carácter perturbador, demostrando por sí solo cómo estamos, no «más allá», sino más que nunca «dentro» de la crisis de la Iglesia. El Papado no es un ministerio que puede ser «expandido» [alargatto], porque es un «cargo» concedido personalmente por Jesucristo a un único Vicario y a un único sucesor de Pedro. Lo que distingue a la Iglesia Católica de cualquier otra iglesia o religión es la propia existencia de un principio unitario e indivisible encarnado en la persona del Sumo Pontífice. El discurso de Mons. Gänswein, que no se entiende a dónde quiere llegar, sugiere una Iglesia bicéfala y agrega confusión a una situación ya demasiadamente confusa.

Una frase liga la segunda a la tercera parte del Secreto de Fátima: «En Portugal se conservará siempre el dogma de la fe». La Virgen se dirige a los tres pastorcitos portugueses y les asegura que su País no perderá la fe. ¿Pero dónde se perderá la fe? Siempre se pensó que la Virgen se estuviese refiriendo a la apostasía de naciones enteras, pero hoy parece cada vez más claro que la mayor pérdida de la fe está sucediendo entre los hombres de la Iglesia. Un «obispo vestido de blanco» y «varios otros obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas» están en el centro del Tercer Secreto, sobre un fondo de ruina y de muerte, que es legítimo imaginar no sólo material, sino también espiritual. Lo confirma la revelación que la Hermana Lucía tuvo en Tuy el día 3 de enero de 1944, antes de escribir el Tercer Secreto, y que está, por lo tanto, indisociablemente ligada a él. Después de la visión de una catástrofe cósmica terrible, la Hermana Lucía dice que sintió en su corazón «el eco de una voz suave que decía: –  ¡En el tiempo, una sola fe, un solo bautismo, una sola Iglesia, Santa, Católica Apostólica. En la eternidad, el Cielo!».

Esas palabras representan la negación radical de todas las formas de relativismo religioso, a las cuales la voz celestial contrapone la exaltación de la Santa Iglesia y de la Fe católica. El humo de Satanás puede invadir la Iglesia en la historia, pero quien defiende la integridad de la Fe contra los poderes del infierno verá, en el tiempo y en la eternidad, el triunfo de la Iglesia y del Corazón Inmaculado de María, el sello definitivo de la trágica, pero entusiasmante profecía de Fátima.

Fuente: Corrispondenza Romana, 25 de mayo de 2016

URUGUAY - BLOG - Rectangulo despues de las materias - 3

Convide a sus parientes y conocidos a que acompañen este blog Familia Uruguaya Cristiana. Envíeles el link del blog: http://familiauruguayacristiana.com.uy

Contáctenos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *