¿No es más brutal dejar que nazca una criatura deformada que abortarla?

ABORTO - SamuelLos abortistas, que sin ningún escrúpulo relegan a los nonatos a la condición de desechos, súbitamente quieren aparentar que sienten pena y piedad por esas criaturas. Sin embargo, cosa singular, ¡quieren matarlas! 

Es el mismo argumento absurdo por el que un fin presumiblemente bueno podría justificar un medio intrínsecamente malo. 

La ilegitimidad del aborto inducido es independiente del grado de infortunio o de cualquier circunstancia dramática que pueda aquejar a la madre o a la criatura. 

Si por causa de riesgos inherentes a la gestación, los padres tuviesen el derecho de suprimir la vida del feto, entonces el derecho al aborto existiría para todo y cualquier embarazo. 

Más aún, existiría el derecho de interrumpir la vida después del parto, cuando la criatura nacida estuviera en una situación de grave adversidad o de irreparables malformaciones. Esta actitud es evidentemente absurda porque los individuos minusválidos merecen la misma protección que todos los hombres, antes y después del nacimiento. 

Por otra parte, se alega que una madre con SIDA trasmitirá la enfermedad a su hijo. El someterse al aborto no librará ni inmunizará a la madre respecto al HIV. 

Además, el test del SIDA solamente resulta positivo en el 30 % de hijos de portadoras de HIV. Esto no significa necesariamente que el virus del SIDA esté presente en él, sino que demuestra la existencia de los anticuerpos contra éste, probablemente de la sangre materna, que desaparecerán un tiempo después del nacimiento. Sometida la madre a un adecuado tratamiento, sólo el 7 % de los niños tendrán probabilidades de contraer esta enfermedad. 

Puestas así las cosas, no tiene ningún sentido argumentar a favor del aborto aduciendo posibles sufrimientos del niño por nacer, que en muchísimos casos serán evitados gracias al avance de la medicina. 

Proponer la legalización del aborto para estos casos manifiesta no sólo un desconocimiento científico, sino sobre todo una profunda falta de fe en la Providencia Divina. 

A propósito de la mal formación del feto como pretexto para la práctica del aborto, es concluyente el testimonio dado por el jurista Celso Bastos, renombrado constitucionalista brasileño, en una entrevista a la revista “Catolicismo”: 

“Participé de una discusión en la que un médico, dueño de diversas clínicas, defendía el aborto. El decía que con un aparato de ultrasonidos, se puede conocer con un 80 % de certeza si el feto sufre de mongolismo, en cuyo caso podría ser abortado. Entonces le pregunté, ya que admitía un 20 % de inseguridad, ¿por qué no dejar nacer a la criatura y matarla después? Entonces tendríamos un 100 % de certeza. El no tuvo respuesta y se irritó.” 

Fuente: accionfamilia

Comentarios de este blog: 

El aborto es un crimen; un pecado grave contra el quinto mandamiento de la Ley de Dios: NO MATAR.

En nuestro país debemos continuar la lucha para que sea derogada la ley – implantada por la izquiertda – que liberó el ABORTO. Utilice la internet, las redes sociales; converse sobre el tema.

URUGUAY - BLOG - Rectangulo despues de las materias - 4

Convide a sus parientes y conocidos a que acompañen este blog Familia Uruguaya Cristiana. Envíeles el link del blog: http://familiauruguayacristiana.com.uy

Contáctenos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *