Dos previsiones sobre la futura conversión de Inglaterra al catolicismo – No son las únicas

LA SALETTE - Con los videntesLa Salette

Cuando Maximin, uno de los videntes de La Salette, redactó su parte del Secreto, en 1851 escribió: «un gran país en el norte de Europa, hoy protestante, se convertirá. Por el apoyo de esta nación todos los otros países se convertirán».

Y en la redacción de su Secreto, hecha en 1853, Maximin registró que ese país protestante sería Inglaterra.

Esa conversión sería una de las señales de la proximidad de los terribles castigos que purificarían al mundo preparando el advenimiento del Reino de María.

Santo Domingo Savio

Además del Secreto de La Salette está el «sueño» de Santo Domingo Savio. En realidad, se trató de un éxtasis que el niño santo llamó de «distracción».

Santo Domingo SavioEste «sueño» es especialmente digno de nota, pues envuelve también a San Juan Bosco y el Beato Pio IX. La vida y la obra de los tres fueron objeto de severos exámenes de los procesos de beatificación y canonización.  En ellos, escritos y dichos de los tres fueron analizados con lupa por los abogados vaticanos que los declararon libres de todo error contra la fe o contra la moral.

La visión en un éxtasis de Santo Domingo Savio fue descrita por el propio San Juan Bosco en el capítulo XX del libro Vida del giovanetto Favio Domenico (Vida del joven Domingo Savio).

Don Bosco cuenta que, estando al lado de Santo Domingo Savio agonizante, le preguntó qué le diría él al Papa si pudiese hablarle. Y ahí se dio el siguiente diálogo:

» – Si yo pudiese hablar al Papa, querría decirle que en medio de las tribulaciones que lo esperan no deje de trabajar con especial solicitud por Inglaterra; Dios prepara un gran triunfo del catolicismo en aquel reino.

San Joao Bosco» – ¿En qué te basas para decir eso?

» – Voy a contarle, pero no se lo diga a los otros, pues pueden considerarlo ridículo. Pero si usted va a Roma, dígaselo a Pio IX de mi parte (…)

«Cierta mañana, durante mi acción de gracias después de la comunión, volví a tener una distracción que pe pareció extraña. Me pareció ver una parte de un país envuelta en espesas brumas, y estaba llena de una multitud de persona. Se estaban moviendo, pero como hombres que, habiendo perdido su camino, no estaban seguros de dónde pisaban.

«Alguien que estaba próximo dijo: `Esta es Inglaterra´.

«Yo iba a hacer algunas preguntas a respecto de eso cuando vi a Su Santidad Pio IX, representado de la misma manera que lo vi en las figuras.

«Estaba majestosamente vestido y llevaba una antorcha brillante con la que se aproximó de la multitud, como para iluminar su oscuridad.

«A medida que se aproximaba, la luz de la antorcha parecía dispersar la niebla, y las personas fueron traídas a la plena luz del día.

«Esta antorca», dijo mi informante, «es la religión Católica que iluminará a Inglaterra«.

En el Boletín Salesiano (Turín, abril de 1924, No 4), también se encuentran las siguientes confidencias oídas por San Juan Bosco de la boca del niño santo:

» – ¡Cuántas almas esperan nuestra ayuda en Inglaterra! ¡Oh, si yo tuviese fuerza y virtud, querría ir allá ahora mismo y conquistarlas todas para el Señor con predicaciones y con el buen ejemplo!».

PIO IXEn el mismo boletín (10 de marzo de 1950, No 5), además leemos:

«Al día siguiente, él hizo todos los ejercicios de la buena muerte, se despidió de los compañeros, uno por uno, pagó una deuda de dos vintenes que tenía con una de ellos, habló a los socios de la Compañía de la Inmaculada, y al fin saludó a Don Bosco diciendo:

» – Usted, yendo a Roma, acuérdese del recado para el Papa por Inglaterra. Rece por mí para que yo pueda tener una buena muerte y adiós, hasta el Paraíso…»

Don Bosco cumplió lo combinado, y contó:

«En 1858, cuando fui a Roma, conté esas cosas al Sumo Pontífice, que oyó con bondad y complacimiento.

» – Esto, dijo el Papa, me confirma en el propósito de trabajar enérgicamente a favor de Inglaterra, por la cual yo ya ligo mis más vivas solicitaciones. Ese relato, para no decir más, me llega como el consejo de una buena alma.

Santo Domingo Savio no fue ni el único ni el primer santo que recibió luces proféticas sobre la conversión futura de Inglaterra y de los grandes hechos que habrían de venir como consecuencia del retorno inglés a la Fe católica, única verdadera.

Para ver la materia completa clique aquí.

URUGUAY - BLOG - Rectangulo despues de las materias - 3

Convide a sus parientes y conocidos a que acompañen este blog Familia Uruguaya Cristiana. Envíeles el link del blog: http://familiauruguayacristiana.com.uy

Contáctenos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *