“2017 – Amenazas de cisma en la Iglesia y confusión universal” – (II)

 

 

Continuación de
“2017 – Amenazas de cisma en la Iglesia y confusión universal – (I)”

Separatismo: falsa opción

El 1 de octubre, un referéndum ilegal y fraudulento por la independencia de Cataluña cristalizó um proceso que se arrastraba hacía tiempo. El gobierno español aplicó la Constitución y los líderes separatistas fueron arrestados o huyeron. A pesar de inmensas manifestaciones populares catalanas en defensa de la unidad española, el clima quedó irremediablemente tenso.

En España hay al menos siete regiones con movimientos abiertamente separatistas, aunque menos fuertes que el catalán, pero cada uno con su historia particular. En noviembre, algunas “Repúblicas andaluzas” – que incluyen más de un tercio de España, el Alentejo portugués y parte de Marruecos – proclamaron la “independencia virtual” de una región similar al Califato de Córdoba, reivindicado por los islamitas. Todo quedaría en el ámbito doméstico si no hubiera la interferencia, ampliamente demostrada, de la “guerra de la información” movida por Moscú.

Putin saboreó su venganza: Occidente fragmentó la URSS y ahora estaría recibiendo el cambio. Putin también abrió en Barcelona una “embajada-títere”, de un territorio georgiano ocupado por el ejército ruso. Ese territorio es reconocido apenas por Moscú y algunos países “bolivarianos”. El “ministro” fundador de esa “embajada” había pasado una semana en el norte de Italia, durante un referéndum legal exigiendo mayor autonomía para las regiones de Lombardía y del Véneto.

La crisis de Cataluña quedó como referencia a las tendencias separatistas envenenadas por Rusia que corroen Europa,. En el propio Kremlin, Putin financia desde hace varios años una reunión de congresos anuales de movimientos separatistas que actúan en Occidente. También en Brasil hubo un empujoncito para la secesión. Por el segundo año consecutivo, se realizó en 900 municipios de los estados de Paraná, de Santa Catarina y de Río Grande do Sul el llamado Plebisul, convocado con el lema “El Sur es Mi País” y teniendo como modelo el plebiscito separatista catalán. Sin embargo, gracias a Dios, tuvo poca participación.

En Estados Unidos, basado la ley SB 54 – que impide a los funcionarios públicos arrestar a personas sin documentgos – el estado de California se declaró “Estado-santuario”. La ciudad de San Francisco insistió en pagar 190 mil dólares de multa, por el hecho de que un funcionario municipal había aplicado la ley federal a una persona sin documentos y violado así el tabú de “ciudad-santuario”. El estado de Texas, por el contrario, prohibió que sus ciudades se conviertan en “ciudades-santuario”, que no aplican las leyes federales sobre la inmigración.

El orden se fragmenta en el mundo

La tendencia a la fragmentación política, social, legal y cultural dio fuertes señales en Brasil. La Secretaría de Seguridad de Río de Janeiro reveló que bandas armadas dominaban 843 territorios, en los que la Constitución Federal no es tenida en cuenta. Los “territorios controlados legalmente” incluyen favelas, conjuntos habitacionales, inmuebles específicos y hasta partes de barrios.

La virtual evaporación del orden legal fue resaltada por el 11º Anuario del Foro Brasileño de Seguridad Pública, el cual muestra que entre 2010 y 2016 el latrocinio subió el 57,8% en el país, llegando a 2500 registros, o siete casos por día. El cómputo sólo no incluye el número aún mayor de robos, porque muchas víctimas no presentan denuncia a las comisarías. Más doloroso fue el récord de homicidios en Brasil en 2016: 61.619 muertes, con un aumento anual del 4,7%, o siete homicidios por hora, según el Foro.

En Venezuela, los obispos imploraron la intercesión del Papa Francisco junto al dictador Nicolás Maduro – por el que nutre simpatías – para hacer cesar la persecución religiosa y la miseria en el pueblo venezolano, que busca alimentos en los basureros; que no encuentra remedios en las farmacias o nafta en las estaciones de servicio; que huye por las fronteras; sufre represión asesina, y padece como víctima de un “genocidio” material y moral.

La única respuesta del Soberano Pontífice de la Iglesia fue una nota, calificada del “peor traspié

diplomático de sus más de cuatro años de pontificado”. José Palmar, párroco en Maracaibo, recordó a los católicos muertos y presos, y dijo: “Es lamentable el mutismo de Francisco sobre la realidad totalitaria, dictatorial y violenta del régimen. Lo que él habló fue como si hubiera dicho a Lázaro: No vas a resucitar, quedarás ahí, podrido en la cueva “. Al hacer una apología del Pontífice, el presidente-dictador venezolano declaró que había una “campaña internacional” urdida contra él por los “poderes del mundo”.

El “Wall Street Journal” sintetizó: “Cuando el Papa Francisco quiere que su mensaje llegue a aquellos que él desaprueba, nunca le faltan palabras, sobre todo cuando se trata de Estados Unidos. Pero cuando se trata de la brutalidad del gobierno venezolano contra su propio pueblo, el Papa y el Vaticano prefirieron silenciar el nombre de Nicolás Maduro”.

En Colombia, la guerrilla marxista-leninista de las FARC lanzó un partido político, cuyo logotipo, con los símbolos tradicionales del comunismo, obtuvo permiso para proyectarlo en la fachada de la Catedral de Bogotá, en la inminencia de la visita de Francisco. No sorprende que escritores como George Neumayr hayan señalado la influencia de las ideas comunistas sobre el Pontífice, que declaró haber “conocido muchos marxistas que son buenas personas”, y que la bandera del marxismo a favor de los pobres en el fondo es cristiana.

El Pontífice descartó la idea – tan natural – de visitar Argentina, su país natal, por cuyo presidente en ejercicio no esconde su antipatía por haber derrotado en elecciones democráticas el nacionalismo socialista, representado por los Kirchner. Tampoco cumplió su promesa de visitar Brasil en la ocasión del tercer centenario de Nuestra Señora Aparecida..

China y Rusia: dictaduras que se solidifican

Una tendencia totalitaria opuesta al desmontaje de las naciones y de las grandes organizaciones fue asegurada por los dos países que aspiran a subyugar a Occidente: China y Rusia. En Pekín, el Partido Comunista Chino, reunido en su XIX Congreso, reforzó la dictadura comunista en la persona del presidente Xi Jinping, que fue equiparado a Mao Tse-tung – por lo tanto, a un semidiós del materialismo – además de inscribir su nombre y sus enseñanzas en la constitución del partido. También ratificó el objetivo del marxismo oriental: establecer la hegemonía mundial china, usando la economía como arma de conquista. Mientras tanto, en Occidente, algunos símbolos del mundo a ser conquistado – como la revista “The Economist”, por ejemplo – saludaron al “más reciente emperador de China”, y también rindieron homenaje al “nuevo zar de Rusia” antes incluso de que Putin se presente a la elección y sea elegido, como era previsto.

Putin organizó una deslucida conmemoración oficial del centenario de la revolución bolchevique de 1917, de la misma forma como su predecesor más admirado, Josef Stalin, cerró en 1943 la Internacional Comunista (Komintern) y suprimió la Internacional como himno de la URSS, para ser admitido en la coalición que vencería en la II Guerra Mundial, iniciada por él junto con su aliado Adolf Hitler.

Con el país quebrado, el ejército escaso de soldados y con equipos en gran parte anticuados, el proyecto ruso de conquista universal cambió. Putin aplicó lo mejor de sus recursos a la guerra psicológica, o de la información. La injerencia generalizada de esa guerra no impidió a la diplomacia vaticana buscar en Moscú un gran y fundamental aliado. En agosto, el cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado y “número dos” del Pontífice, efectuó un emblemático viaje a Rusia, donde se reunió con el patriarca Kirill, con quien Francisco había establecido profundos vínculos en La Habana, y principalmente con el “zar” Putin y su canciller, Serguéi Lavrov. Los católicos rusos, que gimen bajo las amenazas, arbitrariedades e injusticias dichas legales del Kremlin, vieron con asombro al enviado del Vaticano como dándoles la espalda mientras estrechaba calurosamente las manos de sus perseguidores.

Estos católicos pidieron que se recordaran a los 442 sacerdotes y a los 900 religiosos y laicos muertos por odio a la fe. “Los sufrimientos en las prisiones soviéticas y en los campos de trabajo siguen siendo un problema para toda la sociedad”, dijo Mons. Igor Kovalevsky, secretario general de la Conferencia Episcopal rusa. Los católicos temen por la propia supervivencia, amenazada por la convergencia Moscú-Vaticano. También padecen los católicos ucranianos, viendo al Vaticano favorecer al invasor del Este mediante concesiones, sonrisas y regalos.

Con fe y perseverancia, el cardenal Joseph Zen advirtió a lo largo del año sobre la “estrategia equivocada” del Vaticano en relación al comunismo chino. “¿Cómo puede dar la iniciativa de la elección de los obispos a un gobierno ateo? El gobierno no ha cambiado. ¡Es increíble! La Conferencia Episcopal china es un embuste. No puedo creer que la Santa Sede no lo sepa.

Ella se reúne cuando es convocada por el gobierno, éste da las órdenes, y ella obedece. Es un fraude. […] son ateos comunistas. Quieren destruir la Iglesia”.

En agosto, la aproximación Pekín-Santa Sede llevó una “ducha de agua fría” con la publicación en el Vaticano de un elenco de los 75 obispos muertos en China desde 2004, después de padecer años y décadas de prisión, trabajos forzados, “campos de reeducación”, arresto domiciliario y persecusión policial. En el XIX Congreso del Partido Comunista Chino, el nuevo “semidiós” comunista dejó bien claro que desea la “chinización” de la Iglesia Católica, separándola de Roma y haciéndola esclava del socialismo.

Fuente: catolicismo

Continua em:
“2017 – Amenazas de cisma en la Iglesia y confusión universal – (III)”

Sugiera a otras personas que acompañen este blog Familia Uruguaya Cristiana.” Envíeles el link del blog: http://familiauruguayacristiana.com.uy

Contáctenos

 

 

Haga su comentario