6 de enero: día de los Reyes Magos

reyes-adoracion-de-los-reyesLos Reyes Magos representaron a toda la humanidad en Navidad – Pocos pero representativos

Plinio Corrêa de Oliveira

(Exposición sobre la Epifanía realizada el 5 de enero de 1965)

Mañana es la fiesta de la Epifanía del Señor. Reconociendo a los Magos, adoradores, las primicias de nuestra vocación y de nuestra Fe, celebramos con el corazón jubiloso el comienzo de esa feliz esperanza.

Al respecto de la adoración de los Magos, tenemos aquí un lindo cuadro (…). Y al respecto del mismo es preciso hacer la siguiente consideración: el valor que tienen las cosas de carácter representativo y de carácter simbólico, dentro de los planos de la Providencia.

No hay un comentador de la adoración de los Magos que no diga que era conveniente que los Magos viniesen a adorar a Nuestro Señor para representar a los varios pueblos de la gentilidad que desde el comienzo se aproximaban a su cuna; y que era conveniente también que fuesen magos, para representar a toda la sabiduría antigua prestando homenaje a Nuestro Señor.

Nosotros sabemos que la palabra mago designa aquí a un hombre de una sabiduría extraordinaria, de una sabiduría relevante, venidos de todos los lados, para adorar a Nuestro Señor. Si esos magos eran reyes, se acostumbra ponerlo en duda. A mi modo de ver esa duda tiene un cierto aspecto igualitario. Porque la Cristiandad, servida por una tradición venerable, en todos los tiempos creyó que eran reyes. Y esa tradición es de tal manera continua, y que no deja de tener alguna consonancia con trechos de la Escritura que hablan de reyes venidos de lejos para adorar al Mesías, esa tradición en sí misma merece fe, merece crédito y yo no veo ninguna razón para que no fuesen reyes.

Yo comprendo que pueda incomodar [a la izquierda dicha católica], que hombres con una profesión tan «pésima» como la de rey, haber sido llamados a adorar a Nuestro Señor desde niño. Pero considero enteramente razonable; veo, al contrario, objeción en levantarse dudas a ese respecto.

De cualquier manera, tenemos aquí hombres procedentes de varias razas – un negro inclusive – representando a todo el mundo antiguo y representando a toda la sabiduría antigua en su homenaje a Nuestro Señor, en la forma bien conocida, de oro, incienso y mirra.

¿Mas representando a qué título y de qué manera? Casi nadie supo que ellos iban; no recibieron ninguna delegación para ir y, entretanto, estaban en una verdadera representación. Porque la razón por la que fueron no era un motivo individual, sino que era una razón de representación.

reyes-calvarioUstedes están viendo que es una cosa toda simbólica. Ellos estaban representando a esos pueblos porque Nuestro Señor quiso que ellos representasen, y que fueron allá porque Nuestro Señor los llamó como representantes. Él quiso tener representantes de esos pueblos, eligió quién representaría y la representación fue hecha. Y quedó como verdadero, con su carácter simbólico, a pesar de no haber ningún sufragio de nenguna especie, ninguna procuración dándoles credenciales a los pies de    Nuestro Señor.

Y el hecho de haber allí uno de cada uno de esos pueblos, constituye, en el orden absoluto y profundo de los acontecimientos, una verdadera representación. Allí, de hecho, ellos estaban representando. Esa representación tenía un valor en los planos de la Providencia. Eran sólo tres, pero esos tres representaban algo en los planos de la Providencia.

Vamos a encontrar algo parecido con eso a los pies de la Cruz. Cómo la Santísima Virgen, San Juan y las santas mujeres están representando todo lo que hay de bueno y fiel en el género, en el pasado, en el presente y en el futuro, a los pies de la Cruz también. Ellos representan una delegación, representan porque son fieles, están al pie de la Cruz. Y todo aquél que es de un cierto género, en una ocasión muy solemne, representa naturalmente a sus congéneres por selección. Por eso ellos estaban representando a sus congéneres por selección, y elección divina.

Hoy, a los pies de la Iglesia humillada, Nuestra Señora quiso que, aun siendo pocos, los verdaderos católicos representásemos a la fidelidad de las generaciones pasadas, presentes y futuras

Y nosotros podemos preguntar si de esta verdad se puede sacar algo de aplicable a nosotros. Nosotros también somos pocos, también representamos a una minoría muy chica y de tal manera comprimida que, cuando nos sentimos muchos – pero muchos no en el sentido de masa de la población – sino muchos apenas con relación al ámbito normal de las relaciones de un hombre, nosotros ya nos sentimos espantados, de tal manera es antinatural en la época de hoy que seamos numerosos.

Entretanto, representamos el deber de la fidelidad; y a los pies de la Iglesia perseguida, a los pies de la Iglesia humillada, a los pies de la Iglesia lanzada en la peor de las confusiones de su historia, Nuestra Señora quiso que representásemos a la fidelidad, la pureza, la ortodoxia, la intrepidez, el espíritu de iniciativa, de ataque, de acción, en el momento en que todo debería hablar de retirada, de transigencia, de fuga.

¿Qué representamos nosotros ahí? A los pies de esa nueva crucifixión de Nuestro Señor y de la Iglesia representamos a todos los fieles, representamos a la fidelidad de todos los que fueron fieles en el pasado, de todos aquellos de durmieron en la paz del Señor y que nos antecedieron. Si un San Gregorio VII, si un San Luis, si un San Luis de Monfort, si un San Fernando de Castilla, un Beato Nuno Álvares, pudiese de lejos, al morir, saber que en una época así de crisis habría fieles que representarían a la fidelidad completa a la Iglesia Católica, ellos nos habría bendecido de lejos, se habrían sentido nuestros congéneres, de lejos habrían sentido una especie de desahogo: al menos éstos están haciendo lo que yo querría hacer si estuviese vivo en aquel tiempo.

reyes-veronicaEstamos, por lo tanto, representando a todos ellos, estamos representando a todas las almas fieles esparcidas y aplastadas por el mundo y que no saben dónde siquiera colocar su fidelidad, pero que gustarían hacer lo que estamos haciendo. Estamos representando a la almas que vinieren después de nosotros, esas almas que, mirando para atrás, se van a quedar entusiasmadas con lo que hacemos. Van a decir: si estuviésemos vivos en aquel tiempo haríamos lo mismo.

Hay esas interpenetraciones en la historia, por causa de esa doctrina de la representación, alguna de las cuales son verdaderamente impresionantes. Ustedes saben que cuando San Remigio y sus auxiliares enseñaban a Clovis y sus francos la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, ellos daban gritos, levantaban sus lanzas y decían: «¿Por qué no estábamos allá en la hora de la Pasión para defender a Nuestro Señor?»

Y ellos estaban. Pues, en la Pasión, Nuestro Señor antevió lo que ellos querían, antevió que ellos dirían eso; ellos Lo consolaron en aquella hora. Hay, por lo tanto, una especie de reversibilidad por encima del tiempo, de esas varias acciones, y todo eso se funde en una escena única y grandiosa; en esa escena única y grandiosa, los pocos fieles de esa época representan a toda la fidelidad pasada, del presente y toda la fidelidad del futuro.

Debemos ser para Nuestra Señora lo que fue Verónica para Nuestro Señor

Yo tuve ocasión de decir que la escena y la proyección del Auto del Divino Infante acentuó mucho esa impresión aquí en nuestro grupo, y la situación histórica dentro de la cual nos encontramos es precisamente esa: Nuestra Señora está como una reina sentada en su trono, pero, por la injuria de los hombres – ¡y de qué hombres! – ya descoronada, ya atada con cuerdas y condenada a ser arrancada a los tirones de su trono. En esa sala donde ese crimen se prepara, unos pocos son fieles y están dispuestos a todo para que ese crimen no se consume. Esos fieles, que están luchando en esa hora, que tuvieron la felicidad incomparable de aguantar los sufrimientos, las incertidumbres, las torturas espirituales de esa situación, esos fieles representan a todas las almas marianas del pasado, del presente y del futuro en ese momento de tanto sufrimiento de Nuestra Señora.

Ellas son para Nuestra Señor lo que Verónica fue para Nuestro Señor. Secando la Divina Faz, Verónica representó a todo el mundo, y no hubo un alma piadosa, desde el momento de la práctica de ese acto, que no se sintiese con envidia de ella y no se sintiese, por así decir, representado por ella. Y a nosotros nos fue dada la felicidad y la vocación de secar la santísima faz de Nuestra Señora, llena de llantos, como la lacrimación en Siracusa [1] nos hizo sentir, en esta época dolorosa.

La estrella para los Reyes Magos fue Nuestro Señor; para nosotros será Fátima

Y sentimos la necesidad de nuestra representación en ese acto, ante la representación de los Reyes Magos ante el Niño Jesús. La doctrina de la representación nos debe alentar.

Pidamos a los Reyes Magos que recen por nosotros – porque ciertamente están en el Cielo junto a Dios, para que tengamos una de las muchas formas de coraje que nos son pedidas y que debemos tener, el coraje de ser solos como ellos eran; solos en el mundo pagano, pero a la espera de la estrella, a la espera de la hora de Dios, para cumplir Su voluntad cuando ella se presente, y cumplirla con toda la fidelidad e puntualidad, en la hora en que se presente.

La hora, para ellos, fue consoladora: fue la hora en que el Niño Jesús nació.

La hora, para nosotros, debe ser la hora de la plena realización de los acontecimientos previstos por la Santísima Virgen en Fátima; pero, de cualquier manera, llegará para nosotros en un momento muy preciso en que una estrella nos dirá que la hora esperada llegó. No será una estrella exterior, sino que será una voz interior. Será una convicción de que los tiempos se consumaron, que la hora felizmente llegó. Debemos prepararnos para esa hora, para ser modelos de exactitud y fidelidad como fueron los Reyes Magos, siendo ahora modelos de fidelidad en el aislamiento.

[1] Milagrosa lacrimación de una imagen de la Santísima Virgen en Siracusa, Italia, acurrida en 1953, cuyo documental filmado puede ser visto en Gloria TV: Parte I y Parte II

Fuente: pliniocorreadeoliveira.info

uruguay-blog-rectangulo-despues-de-las-materias-3

Convide a sus parientes y conocidos a que acompañen este blog Familia Uruguaya Cristiana. Envíeles el link del blog: http://familiauruguayacristiana.com.uy

Contáctenos

Haga su comentario