Cardenal Müller: “los fieles no son obligados a seguir la agenda eco-izquierdista del Papa”

El Cardenal Gerhard Müller, que actuó como máximo guardián de la ortodoxia católica hasta que el Papa Francisco lo dejó sin renovarle cargo, volvió a reafirmar una evidencia inmensa:

“Los católicos no están obligados a seguir la agenda eco-izquierdista del Papa Francisco de oponerse a la utilización de combustibles fósiles y de favorecer acuerdos sobre asuntos ambientales.

El Cardenal alemán reafirmó esa evidencia, pues no se trata de materia religiosa sino de un asunto climático, sobre el cual el sucesor de Pedro no tiene autoridad y mucho menos infalibilidad.

Y lo hizo en una entrevista al conceptuado diario australiano The Australian durante una visita a Sydney en julio pasado.

Obviamente, la sensata opinión cayó mal en los amigos “verdes” del pontífice argentino, que vio su “encíclica ecologista puesta en su debido lugar.

El Cardenal Müller estuvo en Sydney para discursar en la conferencia de la Confraternidad Australiana del Clero Católico, que hoy está ocupada en defender el sigilo canónico de la confesión, amenazado por leyes anticlericales,

“No somos un partido verde”, agregó. Y subrayó:

Política ambiental no tiene nada que ver con la fe y la moral. Esos asuntos son para políticos y para el pueblo votar en el partido al que adhiere”.

“Los obispos no son científicos, especialistas en medio ambiente o políticos”. Müller recomendó que los líderes de la Iglesia se concentrasen en la religión.

Según Müller, el Papa Francisco y los cardenales y obispos que lo rodean – por otro lado cada vez en menor número – precisan “dar claridad, basada en la palabra de Dios para curar el “cisma” existente entre “conservadores” y “progresistas” en la Iglesia.

Las incursiones pontificias en la ecología basadas en científicos militantes anarco-tribales y teólogos descalificados, como el ex-fray Leonardo Boff, quitan toda seriedad a las propuesstas del clero “progresista”.

Y constituyen un factor más de confusión en la Iglesia y en la sociedad.

El diario australiano evocó las propuestas del Cardenal Francesco Coccopalmerio, presidente emérito del Pontificio consejo para los Textos Legislativos en el Vaticano.

Él llegó a proponer el disparate de incluir en el Código de Derecho Canónico (código máximo de las leyes de la Iglesia) la condenación de la “conducta anti-ecológica“, y que sea instaurada como nueva obligación legal una actitud de respeto, prevención y tutela del medio ambiente”.

En segundo lugar postuló que sea instituido un servicio que elaboraría un clasificación con criterios ambientales clasificando las empresas por la atención dada a la doctrina social de la Iglesia, según informó el sitio La Nuova Bussola Quotidiana.

Obviamente, las empresas que intentasen o dijesen intentar aplicar las teorías extravagantes de la Laudato si serían premiadas “a priori”.

China, con su tráfico de órganos humanos ya ganó el record de clasificación en las palabras de Monseñor Sánchez Sorondo, canciller de la Pontificia Academia de las Ciencias y de la Pontifícia Academia de las Ciencias Sociales.

Según el Cardenal Müller, los líderes de la Iglesia deberían concentrarse en la enseñanza y en la práctica de la religión.  Especialmente evangelizar a los jóvenes, y no transformar las iglesias en lugares de fiestas litúrgicas donde la Misa es un mero “entretenimiento religioso“.

Fuente: Verde: el nuevo color del comunismo

Sugiera a otras personas que acompañen este blog Familia Uruguaya Cristiana. Envíeles el link del blog: http://familiauruguayacristiana.com.uy

Contáctenos

Haga su comentario