Cardenal Pie: “Es condición de toda verdad el ser intolerante”

 
 
 
 
Condenar la verdad a la tolerancia es forzarla al suicido

Es de la esencia de toda verdad no tolerar el principio contradictorio. La afirmación de una cosa excluye la negación de esa misma cosa, como la luz excluye las tinieblas. Allí donde nada es cierto, donde nada es definido, los sentimientos pueden estar divididos, las opiniones, pueden variar.

Yo comprendo y pido libertad en las cosas discutibles: in dubiis libertas. Pero cuando la verdad se presenta con los distintivos de certeza que la distinguen, por lo mismo que es verdad ella es afirmativa, es necesaria y, por consecuencia, es una e intolerante: In necessariis unitas. Condenar la verdad a la tolerancia es forzarla al suicidio.

La afirmación se aniquila si ella duda de sí misma, y duda de sí misma si permanece indiferente a que la negación se coloque a su lado…

Por eso, mis hermanos, por la necesidad misma de las cosas, la intolerancia es necesaria en todo, orden y desorden, en todas partes lo verdadero no soporta lo falso, el bien excluye el mal, el orden combate el desorden.

¿Qué más intolerante, por ejemplo, que esta proposición: “dos más dos son cuatro”? Si usted viene a decirme que dos y dos son tres, o que dos y dos son cinco, le responderé que dos y dos son cuatro. Y si usted me dijera que no impugna mi manera de contar, pero que mantiene la suya, y me pide ser tan indulgente con usted como usted lo es conmigo; permaneciendo yo totalmente convencido de que tengo la razón y que usted esta equivocado y yo me callare, en rigor, sería porque después de todo me importa muy poco que haya sobre la Tierra un hombre para el que dos mas dos son tres o cinco.

Pero si se trata de la verdad religiosa, enseñada o revelada por Dios mismo, si va en ello vuestro destino eterno y el de la salvación de mi alma, por consiguiente ninguna transacción es posible. Me encontrareis inflexible, y debo serlo. Es condición de toda verdad el ser intolerante, pero siendo la verdad religiosa la más absoluta y la más importante de todas las verdades, es por lo tanto también la más intolerante y la más exclusivista.

Mis hermanos: nada es tan exclusivo como la unidad; por lo tanto, escuchad la palabra de San Pablo: “No hay en el cielo más que un solo Señor”: unus Dominus. Ese Dios, cuyo gran atributo es la unidad, no ha dado a la Tierra más que un solo símbolo, una sola doctrina, una sola fe: una fides.

Y esta fe, este símbolo, Él no lo ha confiado más que a una sola sociedad visible, a una sola Iglesia, todos cuyos niños son señalados con el mismo sello y regenerados por la misma gracia: Unum baptisma. De este modo la unidad divina, que reside desde toda la eternidad en los esplendores de la gloria, se manifiesta sobre la tierra por la unidad del dogma evangélico, cuyo depósito ha sido dado en custodia por Jesucristo a la unidad jerárquica del sacerdocio: Un Dios, una fe, una iglesia (¡Unus Dominus, una fides, unum baptisma”).

(Fragmento de la obra “La intolerancia doctrinal”, del Cardenal Pie).

Fuente: accionfamilia

Sugiera a otras personas que acompañen este blog Familia Uruguaya Cristiana. Envíeles el link del blog: http://familiauruguayacristiana.com.uy

Contáctenos

Haga su comentario