Navidad

NAVIDAD – Alegría y solemnidad

En la alegría de Navidad hay una nota grande de solemnidad. Se puede decir que la Navidad es por un lado la fiesta de la humildad, pero por otro lado la fiesta de la solemnidad. En efecto, el hecho de…

NAVIDAD – Alegría y solemnidad

En la alegría de Navidad hay una nota grande de solemnidad. Se puede decir que la Navidad es por un lado la fiesta de la humildad, pero por otro lado la fiesta de la solemnidad. En efecto, el hecho de…

Agradecimientos al Niño Jesús, que nació y murió por nosotros

En esta Navidad no podemos olvidar los incontables agradecimientos que debemos a Dios, y decir: Os agradezco, oh Jesús, la vida que diste a mi cuerpo en el momento en que insuflaste mi alma. Agradezco el plano eterno que teníais…

Agradecimientos al Niño Jesús, que nació y murió por nosotros

En esta Navidad no podemos olvidar los incontables agradecimientos que debemos a Dios, y decir: Os agradezco, oh Jesús, la vida que diste a mi cuerpo en el momento en que insuflaste mi alma. Agradezco el plano eterno que teníais…

“Soy yo, Jesús… Vengo a visitarte”

(Cuento de Navidad, garantido como verídico por el autor). Pablo está sentado en las piedras de la escalinata de la Iglesia de Santiago, en una pequeña ciudad de Baviera (Alemania). Como siempre, está ahí pidiendo limosna. Antes de las misas,…

“Soy yo, Jesús… Vengo a visitarte”

(Cuento de Navidad, garantido como verídico por el autor). Pablo está sentado en las piedras de la escalinata de la Iglesia de Santiago, en una pequeña ciudad de Baviera (Alemania). Como siempre, está ahí pidiendo limosna. Antes de las misas,…

NAVIDAD – El retorno de las palomas

En Borgoña, las piedras nunca son blancas, por voluntad de Dios. Al contrario, con el pasar de los años y de los siglos quedan bien grises y hasta negras. En lo alto de la catedral, las gárgolas – aquellas esculturas…

NAVIDAD – El retorno de las palomas

En Borgoña, las piedras nunca son blancas, por voluntad de Dios. Al contrario, con el pasar de los años y de los siglos quedan bien grises y hasta negras. En lo alto de la catedral, las gárgolas – aquellas esculturas…