Cuadro del “SEÑOR DE LOS MILAGROS” queda INTACTO después de 10 DÍAS ABAJO DE AGUA

 

 

 

 

El 27 de marzo de este año, por causa de las lluvias torrenciales que cayeron sobre Perú, el Río Piura transbordó e inundó parte de la ciudad del mismo nombre. Entre los edificios afectados estaba la agencia local del Banco de Crédito de Perú (BCP). El agua llegó a 50 cms de altura en la planta baja, inundando el sótano. Allí había un cuadro hecho de cartón del Señor de los Milagros, muy venerado en el país andino, que estuvo diez días abajo de agua y barro.

Carlos Miano Plaza, gerente regional del BCP en Piura, afirma que el sótano del banco está a más de cuatro metros abajo de la planta baja, por lo que quedó totalmente inundado de agua y barro del río.

Dice él que, durante cinco días procuraron sacar el agua de las áreas inundadas. Después tuvieron que remover los escombros y los muebles que se habían movido por el agua, junto con una gran cantidad de documentos, artículos de escritorio etc., “que, por el tiempo transcurrido, estaban en su gran mayoría destruidos o seriamente damnificados.

“Dos semanas después, el 11 de abril, víspera de la Semana Santa, los trabajadores del banco bajaron al sótano y encontraron el cuadro del Señor de los Milagros `mojado y con barro´ “. Dice él que, “después de limpiarlo, la figura, que es de cartón, estaba intacta, a pesar de haber estado tantos días abajo de agua y barro, y no estar protegida ni siquiera por un vidrio, si bien que en el marco de madera se percibe el daño que produjo lo sucedido.

Ante hecho tan singular, la gerente del banco pidió al sector de Imagen y Cultura del BCP que “nos conceda un dinero para confeccionar una urna de vidrio para preservar la imagen y su cuadro original, tal como quedó después del desastre.

Agrega que la estampa “había sido comprada en 2014, con l finalidad de iniciar una peregrinación por las diferentes agencias del Banco de Crédito de Piura, peregrinación que se viene haciendo contantemente desde esa fecha y que, año a año, culmina con un gran homenaje al Señor de los Milagros, que pasa en procesión frente a nuestra sucursal de Piura”.

Eso muestra la fe del pueblo peruano.

Como era natural, también se pronunció sobre tan portentoso suceso el arzobispo de la ciudad, que expresó su empeño para que “todos los que participaron de ese hecho prodigioso documenten su testimonio para la posteridad, porque al fin pasarán las generaciones, pasaremos todos el banco continuará, pero quedará esta crónica”.

Origen de la invocación del Señor de los Milagros.

El “Señor de los Milagros” es una devoción de tal modo popular en Perú, que su procesión el 28 de octubre pos las calles de Lima, es una de las mayores del mundo.

Según la tradición, se trata de una representación de Jesús Crucificado pintada en una pared de adobe por un esclavo venido de Angola y que está actualmente en el santuario de las “Nazarenas”, en Lima.

Esa pintura se tornó muy venerada después de un terremoto que hubo el 20 de octubre de 1667, que, según cronistas de la época, duró quince minutos y arrasó a Lima y a la ciudad vecina de Callao. El temblor se repitió dos horas después, damnificando la ermita donde la pintura estaba. Sin embargo, para sorpresa general, la pared donde estaba, que se había caído, se levantó milagrosamente.

Dando testimonio del milagro, un devoto del piadoso cuadro, Sebastián de Antuñano, mandó hacer una réplica del mismo, que salió entonces por primera vez en procesión por las calles de la ciudad. El hecho se repitió otras veces, casi siempre después de algún temblor de tierra.

En reconocimiento por la constante protección del Señor de los Milagres durante esos terremotos en la capital y en la región, el Cabildo de Lima, por sugerencia de Antuñado y de otros devotos, declaró al venerado Cristo “Patrono jurado por la Ciudad de los Reyes [antiguo nombre de Lima] contra los temblores que asolan la Tierra”, oficializando así ese culto también entre los habitantes de Lima.

Más tarde, junto a la capilla donde se veneraba el Señor de los Milagros, fue fundado el convento de las “Nazarenas”, que se vestían de morado por devoción a Cristo Nazareno. La institución de la fiesta recibió en 1727 la debida aprobación del Papa Benedicto XIII, del Rey de España, Felipe V, extendiéndose también a la transformación del convento en monasterio de clausura agregado a la Orden de las Carmelitas Delcalzas.

Lima sufrió en 1746 el más destructor terremoto de su historia. Sin embargo, la pared en que estaba el Señor de los Milagros se mantuvo levantada. Cuando una réplica de su venerada imagen salió en procesión por las calles de la ciudad, la tierra paró de temblar. Eso hizo aumentar su devoción y llevó a la construcción de una iglesia en el lugar de la capilla original.

Fuente: blogdafamiliacatolica

Convide a sus parientes y conocidos a que acompañen este blog Familia Uruguaya Cristiana. Envíeles el link del blog: http://familiauruguayacristiana.com.uy

Contáctenos

Haga su comentario