El COMUNISMO está vivo y activo, pero la OSTPOLITIK VATICANA ABRAZA a ese RÉGIMEN INICUO

Después de la caída del Muro de Berlín en 1989, los representantes de las trece Conferencias Episcopales de la Europa del Este realizaron en Zagreb su 3a reunión.

En el documento final de la reunión subrayaron que las heridas causadas por el comunismo continúan vivas y envenenen la vida y la sociedad de los países otrora esclavizados por el socialismo de Estado.

Gran parte de los trabajos giró en torno del legado espiritual dejado por los mártires del comunismo.

En el cierre, el Cardenal Bozanic, arzobispo de Zagreb, advirtió: “tenemos la impresión de que, si bien el sistema haya parado de funcionar en sus formas anteriores, se transformó y se nos figura como un terreno envenenado en el cual deberían haber brotado frutos”.

Según la agencia Zenit, lo que más preocupa a esos obispos es que “su estructura [del comunismo] permanece en la legislación y en el Judiciario, en la economía, educación y cultura”, e, especialmente, “en el velo de silencio impuesto sobre los acontecimientos del pasado reciente”.

“Los `hijos de la mentira´ tomaron los restos de la Cortina de Hierro y con ellos esconden u ofuscan la verdad de los hechos sobre los individuos y ciertas instituciones. Algunos siembran la división y la confusión“, dijo aún el Cardenal de Zagreb.

La verdad, agregó el purpurado, “es que el sistema comunista se quebró, pero sus restos son muy resistentes y se hacen ver promoviendo las mismas falsedades, no solamente por medio de la política y en el relacionamiento con el pasado, sino también en la educación, la ciencia y la enseñanza”.

En ese contexto, el Cardenal de Zagrev subrayó la necesidad de la defensa de la vida y de la familia.

No consentiremos nunca ni permitiremos un compromiso político en estas cuestiones, pues no dependen de acuerdos humanos, sino de la verdad central de la cual nosotros somos la fuente“, aludiendo a su condición de obispos, que recibieron de Jesucristo la misión de predicar el Evangelio.

Para los prelados, la Iglesia debe luchar “contra la tendencia de callar sobre lo que sucedió realmentebajo el comunismo, y asestar un foco especial sobre los mártires que hizo por odio a la Fe.

Menos de diez años después, por ocasión del centenario de la Revolución Bolchevique, sucedida el 7 de noviembre de 1917, el secretario general de la Conferencia de los Obispos Católicos de la Federación Rusa, monseñor Igor Kovalevsky, hizo un patético llamado retomando casi los mismos términos.

Apeló a los cristianos occidentales para mantener vivo el recuerdo de los rusos que dieron su vida bajo la persecución del régimen comunista de la Unión Soviética.

“Los sufrimientos en las prisiones soviéticas y en los campos de trabajo continúan siendo un problema para toda la sociedad”, afirmó Mons. Kovalevsky al diario católico inglés The Tablet.

“Fueron construidos templos en memoria de los que murieron por la Fe, que merecen ser comparados con los mártires de los primeros siglos del Cristianismo.

En el mismo período, el Cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado completó una visita de cuatro días a Rusia.

Como más importante colaborador del Papa Francisco para las relaciones internacionales, el Cardenal Parolin se reunió primero con el patriarca Kirill – líder del Patriarcado cismático de Moscú, formado en la policía política soviética KGB.

Y en seguida con el propio presidente Vladimir Putin y su canciller Serguei Lavrov.

De vuelta a Roma, el Cardenal elogió a Rusia en la Radio Vaticana.

Los católicos rusos vieron con angustia los abrazos del representante vaticano con los perseguidores instalados en el Kremlin y en el Ptriarcado de Moscú.

“Hubo claramente una amplificación en las relaciones, pero no hay un cambio en la política interna y externa rusa“, dijo Marcin Przeciszewski, director de la Agencia Informativa Católica en la vecina Polonio, citado por el National Catholic Reporter.

También los greco-católicos de Ucrania fueron atacados por los cismáticos rusos, mientras el Patriarca de Moscú cambiaba sonrisas con el Cardenal Parolin.

Desde entonces el giro de 180o de la diplomacia vaticana a favor de los regímenes comunistas mal disimulados como el de Rusia y el de China, quedó visible.

El abandono sufrido por los fieles católicos en esos países se hizo acentuado. El Vaticano les dio las espaldas.

Pero Jesucristo no abandona a los suyos. Y la Ostpolitik vaticana no demorará en darse cuenta de que fue a ella que Dios le dio las espaldas.

Fuente: flagelorusso

Convide a sus parientes y conocidos a que acompañen este blog Familia Uruguaya Cristiana. Envíeles el link del blog: http://familiauruguayacristiana.com.uy

 Contáctenos

1 comment for “El COMUNISMO está vivo y activo, pero la OSTPOLITIK VATICANA ABRAZA a ese RÉGIMEN INICUO

  1. Costa Marques
    28 de junio de 2018 at 8:46

    Excelente artigo explicando a metamorfose do comunismo após a queda do Muro de Berlim. Transcrevo as palavras do Cardeal: arzobispo de Zagreb, advirtió: “tenemos la impresión de que, si bien el sistema haya parado de funcionar en sus formas anteriores, se transformó y se nos figura como un terreno envenenado en el cual deberían haber brotado frutos”.
    O Cardeal Parolin tem sido a mão extendida a Putin e outros ditadores comunistas, inclusive na China — sendo que a historia nos mostra que o comunismo é sempre o mesmo e visa exterminar a Igreja de Nosso Senhor Jesus Cristo. Costa Marques

Haga su comentario