El cristianismo y la familia aplastados en Rusia

rusia-putin-con-popesEl historiador francés Philippe Fabry registró en su blog una extraña contradicción en su país. Políticos y periodistas que oscilan entre los partidos de derecha pasaron repentinamente a dar eco a una imagen que parece haber sido mandada a hacer por el Kremlin.

Entre ellos, cita al político y ensayista Ivan Blot, que pasó a defender que el régimen de Putin es el guardián [!!!] de los valores tradicionales del cristianismo y de la familia, y que la “nueva Rusia” sería una especie de baluarte en el cual Occidente debe apoyarse para no sumergirse en la decadencia.

Fabry recuerda entonces algunos datos de conocimiento general pero que son omitidos por los que pretenden defender ese punto de vista.

–  la nueva Rusia” pseudocristiana, cuya población es más que el doble que la francesa, aborta proporcionalmente dos veces más niños (800.000 por año) que la Francia laica (200,000).

–  la nueva Rusia” es el primer consumidor mundial de heroína. Aunque ese extenso país represente apenas 2% de la población mundial, consume 21% de la producción planetaria de esa droga pesada. No se tiene noticia de que Putin actúe eficazmente para extirpar el vicio que devora a la nación.
–  el deshacerse de la familia está provocando una catástrofe demográfica: la población rusa – más de 240 millones – va cayendo a los 80 millones de habitantes por vuelta de 2050, según las proyecciones.

–  los índices económicos de la Rusia de Putin en este siglo, después de un momento episódico de euforia por la suba del petróleo, se hunden hoy asustadoramente. La Providencia dotó a Rusia de insondables recursos materiales. Sin embargo, el problema es el colectivismo soviético, que continúa en pie. Y sobre esa estructura socialista reina la nomenklatura de la “nueva Rusia”, una de las más corruptas del mundo.

rusia-costumbres-cristianas-ridicularizadas¿Por qué esas figuras de la derecha francesa, cayeron en el cuento de una propaganda poblada de fantasmas tan contrarios a la realidad?

La pregunta de Fabry suscitó comentarios.

Sobre la calamitosa situación moral de Rusia Robert Marchenoir observó que:

“de hecho, la Iglesia ortodoxa rusa es en la práctica una dependencia del FSB (ex-KGB), que profesa una concepción de la religión próxima a la del Islán y opuesta al catolicismo y al protestantismo; es una cadena de transmisión fanática y supersticiosa del poder político (…). La causa no es una influencia del Islán, sino que está ligada al cisma bizantino, (…) a la irracionalidad rusa y al papel del clero ortodoxo en la historia de Rusia”.

Otro comentarista agregó que la “iglesia ortodoxa rusa no tiene más nada que ver con el cristianismo; es una religión consagrada al culto de Estado ruso. El propio Kirill [patriarca de Moscú] declaraba en los años 90 que su iglesia tenía necesidad de reformarse para separarse de la KGB, pero después cambió de opinión“.

Esas afirmaciones sobre el patriarcado de Moscú ayudan a comprender la descristianización general en el interior de Rusia, pero no llegan a explicar por qué políticos de derecha en Occidente ven en la “nueva Rusia” un modelo de cristianismo.

Colmar esos sectores derechistas de dinero ruso, con cantidades a veces millonarias, es una de las explicaciones comúnmente apuntadas.

El ejemplo más citado es el préstamo de 9 millones de euros, hecho en 2014 al Front National francés por un banco ruso de estricta observancia de la voluntad de Putin.

Pero Cécile Vaissié, profesora de estudios rusos y soviéticos de  la Universidad Rennes 2, en su extenso libro Les réseaux du Kremlin en France, publicado en 2016, presenta una interpretación más compleja y rica.

De hecho, Rusia consagra anualmente 3.500 millones de euros para su propaganda. Y, al hacerlo, según la profesora, “el Kremlin utiliza los viejos métodos de la KGB: prefiere promover su imagen internacional, al mismo tiempo en que reprime a la población rusa“.

rusia-culto-a-putinEl Kremlin tiene en vista expandir las “iglesias ortodoxas” de acuerdo con un proyecto que no tiene nada de religioso, sino completamente político.

“Todo lo que está ligado a la iglesia ortodoxa rusa (más conocida como `Patriarcado de Moscú´) es político.

En Rusia, la ortodoxia es una ideología de estado, antidemocrática y antioccidental. 

Según explicó la profesora Vaissié a Médiapart, el resultado es que la propaganda rusa montó en Occidente una imagen “que no tiene nada que ver con la Rusia real.

“Ese falso imaginario hace creer que Rusia sería la `Santa Rusia´ de otrora, que defiende las tradiciones familiares y cristianas.

“Esas tradiciones familiares fueron inmensamente destruidas en Rusia. El cristianismo fue enormemente destruido en Rusia“, completó.

El Patriarcado de Moscú fue creado en 1589 por el zar de Rusia, que quería un apoyo religioso para expandir su imperio hasta el Mediterráneo.

Dicho Patriarcado fue suprimido por el zar Pedro el Grande en 1721, y reconstituido en 1917 después de la Revolución Comunista de Lenin.

Desde entonces viene sirviendo al dictador marxista de turno que lo cerró en 1925. Stalin lo restauró en 1943, después que los obispos “ortodoxos” juraron fidelidad absoluta al régimen y a los intereses soviéticos.

Fuente: flagelorusso

 

Sugiera a otras personas que acompañen este blog Familia Uruguaya Cristiana. Envíeles el link del blog: http://familiauruguayacristiana.com.uy

Contáctenos

Haga su comentario