El Islán es la religión cruel de la espada, manifiesta jesuita egipcio

 

 

 

 

Sin mirar los cadáveres de cristianos masacrados por orden del Corán de Mahoma, defensores de un incomprensible y falso ecumenismo continúan a machacar que «el islán es una religión de paz«.

En diócesis y templos católicos está prohibidísimo hablar de «guerra de religión» o de «terrorismo islámico«, aún cuando en la mezquita de al lado el predicador musulmán incita a exterminar a los cristianos en nombre de Alá.

En 2014, en la histórica revista de los jesuitas italianos La Civiltà Cattolica – cuenta el vaticanista Sadro Magister – el Padre Luciano Larivera se topó con la realidad.

He aquí lo que él escribió en un editorial sobre el ala más extremista del Islán: «La guerra de ellos es de religión y de aniquilación. Instrumentaliza el poder de la religión, y no lo contrario.

Eso fue suficiente para que el referido sacerdote fuese catapultado de la revista por su director, el Padre Antonio Spadaro S.J., muy próximo al Papa Francisco.

El mantra salpicado de sangre «Islán religión de paz» volvió a ser oído durante el viaje del Papa Francisco al Cairo. La visita fue precedida por horribles masacres de cristianos que rezaban en sus iglesias.

En la víspera del viaje, el sacerdote jesuita Henri Boulad, concedió el día 13 de abril, Jueves Santo, una entrevista al diario L´Osservatore Romano, que pertenece al Vaticano.

El religioso es egipcio, tiene 86 años y es descendiente de una familia católica de rito melquita que consiguió huir de las masacres en Siria en el lejano año 1860.

La entrevista fue reproducida por el vaticanista Sandro Magister en su blog.

Como el Padre Boulad había sido rector del Colegio de los jesuitas en el Cairo, el diario vaticano aprovechó ese antecedente para pedirle ejemplos concretos sobre el convivio entre musulmanes y cristianos.

El sacerdote llamó entonces al periodista a la realidad:

«¿Pero de cuál Islán estamos hablando? En el Corán hay versículos escritos en la Meca donde Mahoma habla de amor, que judíos y cristianos son amigos de él. (…)

«Pero en Medina, Mahoma cambió: de jefe espiritual pasó a ser jefe militar y político.

«Las tres cuartas partes del Corán fueron escritas en Medina y son un llamado a la guerra, a la violencia y a la lucha contra los cristianos«, explicó el experimentado sacerdote.

Los doctores musulmanes perciben la contradicción del Corán y en los siglos IX y X decidieron que los versículos belicosos de Medina revocaran a los pacíficos de la Meca.

Y no sólo eso. Bibliotecas enteras fueron quemadas en Egipto y en África del Norte para que no sobrasen ediciones con los versículos «heréticos».

Por eso, «la religión musulmana es una religión de la espada«, concluyó la respuesta el Padre Boulad.

Embebido del mantra «Islán religión de paz», el periodista volvió a la carga citando genéricos e impersonales «observadores y analistas» que «hablan de un Islán moderado».

El anciano sacerdote no temió represalias y respondió:

«El Islán moderado es una herejía. La ideología enseñada en los manuales escolares es radical. Todos los viernes [N.T.:día santo de la semana del Islán] los niños tienen que oír la predicación en la mezquita.

«Y es una continua incitación: el que deja la religión musulmana debe ser castigado con la muerte, no debe saludar a una mujer o a un infiel.

«Puede ser que ellos no practiquen eso, pero los Hermanos Musulmanes [movimiento que anima a los grupos extremistas] y los salafistas [rigurosos que pregonan la `guerra santa´ o yihad] quieren imponer esa doctrina.

«Los que tienen el poder no son los musulmanes que procuran adaptarse a la modernidad, sino los radicales, que aplican y una interpretación literal del Corán y rechazan cualquier diálogo».

El periodista vaticano insistió en el mantra, señalando que eso no podía ser así, porque va contra antiguos filósofos árabes como Avicenas ou Al-Ghazali.

Tal vez el periodista haya percibido su ignorancia oyendo la respuesta del Padre Boulad sobre el fracaso de las tentativas de introducir un poco de racionalidad en el Islán.

Pues el sacerdote explicó que el califa abásida El Maamoun – Nncido en Bagdad en el 786 y muerto en Tarso en el año 833 – intentó hacer una reforma. ¿Pero quién se acuerda de él?

Prevaleció el islán cerrado y riguroso de Muhammad ibn Abd al-Wahhab.

La última tentativa de reforma había sido hecho por el jeque Mahmoud Taha, del Sudán, que acabó ahorcado en plaza pública porque dijo que los versículos pacíficos de la Meca deberían revocar a los belicistas feroces de Medina.

El periodista procuró entonces huir del asunto preguntando sobre otros problemas del Egipto actual.

El Padre Boulad habló del crecimiento del ateísmo en ese país, cuya religión oficial es el Islán y donde hay más de dos millones de ateos porque muchos no soportan más la religión de la incitación a la violencia o de las ejecuciones capitales.

No quieren más saber del fanatismo del ceremonial islámico, que es una repetición mecánica de gestos y oraciones, explicó el sacerdote. La caída en el ateísmo es algo enteramente nuevo en Egipto y en el mundo árabe.

Es claro que una entrevista como ésta no tuvo eco en la gran prensa mundial.

Media «libre y democrática», celosa contra las fake news y defensora de los «derechos humanos», pero que censura y distorciona a su antojo la información.

Fuente: lumenrationis

Sugiera a otras personas que acompañen este blog Familia Uruguaya Cristiana. Envíeles el link del blog: http://familiauruguayacristiana.com.uy

Contáctenos

Haga su comentario