En China, una central de drogas químicas para avasallar el país y el mundo

Centenario de Fatima 11 

 

 

 

CHINA - Drogas - Fabrica de drogasLa ciudad de Boshe, situada en la provincia costera de Guangzhou, cerca de Hong Kong, se hizo famosa por sus suntuosos templos con monstruos míticos rebuscados, dioses y artísticos paisajes, tejados adornados con pequeñas esculturas de dragones, y pavos reales de colores vivos.

Pero, en la era comunista, Boshe adquirió otra fisonomía. Los responsables por el Partido Comunista Chino (PCC), hasta su jefe local, Cai Dongjia, transformaron la aldea en una central de producción de drogas sintéticas.

La Nomenklatura maoísta construyó aparatosos palacetes de “nuevo rico”. Las formas más monstruosas del crimen ligado a la droga destruyeron las relaciones sociales que el comunismo no había terminado de arrasar.

Mientras la reducida cúpula del partido comunista local se fue quedando riquísima, la masa del pueblo se enterró en una miseria siempre mayor, en la suciedad, intoxicación y criminalidad.

El cártel socialista de la droga impedía hasta que los taxímetros de las ciudades más próximas entrasen en el nuevo infierno de Boshe, capital de la metanfetamina de China.

Nadie se atreve a hablar, decir su nombre o referirse a lo que pasa en la ciudad. En 2013, Pequín envió 3.000 policías con helicópteros y lanchas rápidas, para desmantelar el enclave de producción de droga sintética.

CHINA - Drogas - Casa de traficanteFueron destruidos 77 laboratorios clandestinos, confiscadas tres toneladas de metanfetamina y 400 otras sustancias usadas para su preparación, además de 260 quilos de ketamina, 182 personas fueron presas y el “caudillo” del Partido Comunista acabó condenado a muerte.

Veinte por ciento de los 14.000 habitantes de Boshe, inclusive niños, trabajaban desmontando cápsulas farmacéuticas para usar su contenido en la elaboración de las sustancias ilegales, recibiendo salarios de hasta U$S 1.600, una fortuna en China.

En la búsqueda, la policía encontró bolsas de dinero y barras de oro en las casas de los narcotraficantes ligados al Partido Comunista.

Un habitante de nombre Cai Hanlin contó que no se podía plantar nada, porque hasta la tierra había quedado envenenada.

Boshe también era inconfundible por el olor químico que envolvía a la ciudad y el color repugnante de las cloacas abiertas, adonde iban a parar toneladas de residuos químicos producidos por la fabricación de sustancias de la familia de la anfetamina.

El ganado moría y continuó muriendo hasta por lo menos 2015, debido a la contaminación del agua y de la tierra, contó Hanlin.

El nuevo jefe del Partido Comunista Chino, Cai Longqiu, heredó el viejo esquema, pero hoy debe disimularlo atrás de una máscara de combate a las drogas.

Los extranjeros no pueden visitar la ciudad y los periodistas de El Mundo que entraron sin permiso fueron amenazados por las autoridades que “luchan contra la droga”.

Liu Yuejin, uno de los encargados más populares en el país en la lucha contra ese flagelo, admitió que hay en la China roja más de 14 millones de viciados en anfetaminas, que el siniestro negocio genera 8,2 miles de millones de dólares y que son producidas 400 toneladas de estupefacientes químicos.

Según el vicedirector de la Comisión Nacional de Control de Narcóticos, el consumo de las drogas de laboratorio crece 36% por año y ya sobrepasó al de la heroína.

Boshe y aldeas vecinas continúan siendo uno de los epicentros productivos. Está próxima a Hong Kong, puerta del flujo de la exportación.

También está cerca del eje central de la industria farmacéutica y química, de donde los narcotraficantes reciben las materias primas básicas con la ayuda de los socios del Partido Comunista.

“Tiene que haber corrupción en la industria oficial para que eso sea posible”, denunció Jeremy Douglas, uno de los responsables de la ONU para el tráfico ilegal de drogas.

En términos de drogas químicas, los Estados Unidos consideran a China el equivalente a lo que fue Colombia para la cocaína.

En el siglo XIX, China fue enflaquecida por el consumo de opio, estimulado por potencias coloniales que querían someter el paísl

Ahora el Partido Comunista volvió a explotar la droga para someter a la población.

CHINA - Drogas - BosheEl “señor Wang Bo”, vencedor de un premio nacional de Química en una das universidades más prestigiosas de Pequín, montó en 2014, en Huanggang, una empresa dedicada a la tecnología biológica.

En realidad, fabricaba un derivado de la anfetamina, comerciada por internet y por correo en Europa y en los Estados Unidos.

El caso de Wang se repite metódicamente. Zhang Lei es uno de los exportadores más procurados por los Estados Unidos. Fue preso, pero la empresa prosigue sus actividades a partir de Xangai.

Según el diario francés Le Figaro, la producción recomenzó y las autoridades no dan muestras de querer parar el fenómeno.

El régimen socialista precisa de droga y del narcotráfico en gran escala para arruinar a la juventud, que está rebelándose cada vez más hostil a la predicación socialista.

Y necesita promover ese vicio en Occidente, para deshacer las fibras morales de los pueblos que sueña esclavizar un día bajo el comunismo universal, de a cuerdo con la utopía de Marx y Mao Tsé-Tung.

Boshe es apenas un eslabón de esa satánica máquina para destruir a la humanidad.

Fuente: pesadelochines

Comentarios de este blog:

En China, el Partido Comunista fabrica drogas y utiliza el narcotráfico en gran escala. En Uruguay, la izquierda liberó la marihuana.

¿Usted diría que son dos cosas diferentes? ¿O más bien que tienen semejanza?

El Partido Comunista, en China, fabricando drogas, tiene en vista arruinar a la juventud. La izquierda en Uruguay, liberando la marihuana, ¿tiene en vista qué?

No debemos arredrar en nuestra lucha para que en Uruguay sea derogada la ley que liberó la MARIHUANA. Utilice la internet, las redes sociales, las conversaciones.

uruguay-blog-rectangulo-despues-de-las-materias-3

Convide a sus parientes y conocidos a que acompañen este blog Familia Uruguaya Cristiana. Envíeles el link del blog: http://familiauruguayacristiana.com.uy

Contáctenos

Haga su comentario