EX-ACTIVISTA que acogía islámicos SE ARREPINTIÓ y quiere huir de Alemania

 

La activista alemana Rebecca Sommer fundó en 2012 una asociación para ayudar a los invasores islámicos, llamados “refugiados“: la Arbeitsgruppe Flucht + Menschen-Rechte (AG F+M.

Rebeca es artista, fotógrafa y periodista, habiendo filmado documentales aplaudiendo a la canciller Ángela Merkel por abrir de par en par las fronteras de Alemania a los dichos “refugiados”, que entretanto son bloqueados en la vecina Hungría.

Obviamente, ella podía tener acceso a los financiamientos que llueven sobre las ONGs que sirven a las causas de izquierda.

A título de disculpa, Rebecca explicó que “creía verdaderamente que todas esas personas huían de un infierno y estaban en la más absoluta miseria”.

Esas palabras, que sirven de introducción para explicar su cambio de 180o ante la realidad, constan en su entrevista al semanario conservador polaco Do Rzeczy del 15 de enero, referida por el sitio Reinformation.tv.

En 2015, su ONG había reclutado 300 voluntarios para dar cursos a los invasores, acogidos como simples “recién llegados“, y Rebecca era mostrada como una heroína por la gran media.

Pero cuando millares de esos ingenuos “recién llegados” agredieron sexualmente a cerca de mil mujeres alemanas en el Fin de Año de Colonia y otras ciudades alemanas, ella cayó de las nubes en la triste realidad.

Y no tuvo miedo de confesarlo al sitio polaco euroislam.pl, contrario a la islamización. Las conductas sexuales de los agresores norafricanos y del Oriente Medio en Colonia están profundamente ancladas en la cultura musulmana de los “recién llegados“, reconoce ahora Rebecca.

Fue el momento en que me dije a mí misma: `Rebecca, ahora tenés que gritar, aunque sea apenas como militante de los derechos de las mujeres`”

Antes – dijo Rebecca Sommer – “yo creía que la visión de ellos iría cambiar con el tiempo […], pero después de haber visto que esas situaciones se repetían, y de haber observado lo que sucedía en torno de mí, tuve que reconocer que esos musulmanes crecieron con valores totalmente diferentes, sufrieron un lavaje cerebral desde la infancia, fueron adoctrinados por el Islán y no tienen la menor intención de adoptar nuestros valores. Peor aún, ellos nos miran como infieles, con desdén y arrogancia“.

La activista subraya que el menosprecio por los estilos de vida occidentales y de las mujeres no es conducta apenas de los islámicos practicantes, sino la actitud de la mayoría que creció en el seno de la cultura musulmana.

Rebecca tuvo una inmensa decepción al ver un grupo de esos llamados “refugiados”, a los que ella había ayudado personalmente y pensaba que eran sus amigos, mentir con desfachatez, como el Corán les manda hacer con los cristianos.

Percibí brutalmente que esas personas que yo había auxiliado, que comían, bebían, bailaban y reían conmigo, que no rezaban, que no iban a las mezquitas, que no respetaban el ramadán, que se burlaban de la religión y de las personas profundamente religiosas, entre ellas se referían a mí como `la estúpida [prostituta] alemana´, y no de otra manera, Y eso mientras comían el alimento que yo les daba y dormían en mi jardín”.

Ella reconoce que había sido advertida por árabes y kurdos que habían huido de la opresión de otras etnias o sectas islámicas.

Rebecca dijo que ella no es un caso aislado y que muchos otros voluntarios se dieron cuenta tardíamente del mismo hecho. Y que hoy existe un número mucho menor de voluntarios dispuestos a hacer el servicio que ella hizo, víctima de una ilusión irónica, si bien que culpada.

Hoy ella afirma que esos inmigrantes musulmanes, por causa de su número, constituyen una amenaza para los alemanes, y que la situación va a empeorar con el “reagrupamiento familiar” llevado a cabo por el gobierno alemán.

Rebeca declaró al semanario polaco Do Rzeczy conocer personalmente alemanes que se preparan para emigrar a Polonia porque no soportan más.

“Si Polonia y Hungría no cedieren ningún punto en su rechazo a la `invasión-migración´, ellas se van a tornar los países hacia donde huirán alemanes y franceses“.

Polonia y Hungría podrán transformarse en “islas de estabilidad y de democracia”, dice Rebecca, porque, según ella, la democracia no existe más en Alemania.

Después de la agresión sexual en masa en Colonia, el macrocapitalismo publicitario no asumió la defensa de la sociedad alemana. Sino que, por lo contrario, actuó como parte integrante de un sistema enfermizo en que hasta la policía, presionada por los dirigentes políticos, dejó de informar a los ciudadanos.

La nueva ley obliga a las redes sociales a bloquear los contenidos supuestamente odiosos, acentuando en la práctica esa censura.

Cuando la militante de los derechos humanos quiso denunciar las conversiones forzadas al Islán en Indonesia, su cuenta fue bloqueada.

Lo más corrosivo, según Rebecca Sommer, es que los alemanes absolutamente no procuran hacer valer sus normas a los que llegan.

Y cita como ejemplo las izquierdas y los “verdes” [ecologistas] para los cuales “no existe la cultura alemana”.

Rebeca es berlinesa y ya no osa salir sola en Fin de Año, porque ¡ya fue agredida cinco veces por hombres hablando árabe!.

Para ella, ya es tarde demás para Alemania. Ella está pensando conseguir una jubilación y emigrar.

El Islán militante está en todas partes, inclusive en el gobierno, en los partidos políticos, en la policía y en las escuelas.

Con el “reagrupamiento familiar”, millones de musulmanes deberán llegar aún. En Berlín, donde ella vive, hay barrios enteros dominados por pandillas islámicas que forman una sociedad paralela.

Los únicos que no ven ese problema “son aquellos que pura y simplemente no lo quieren ver. Y eso porque son adeptos de una ideología y sordos a la realidad“, concluyó Rebecca Sommer en la entrevista a Do Rzeczy.

Fuente: ascruzadas

Comentario de este blog:

Es preciso tener bien presente que, en Uruguay, el gobierno de izquierda trajo terroristas de Guantánamo y refugiados sirios elegidos a dedo por la propia izquierda.

Convide a sus parientes y conocidos a que acompañen este blog Familia Uruguaya Cristiana. Envíeles el link del blog: http://familiauruguayacristiana.com.uy

Contáctenos

 

2 comments for “EX-ACTIVISTA que acogía islámicos SE ARREPINTIÓ y quiere huir de Alemania

  1. Costa Marques
    12 de abril de 2018 at 21:12

    Isso mesmo, é tempo de acordar! Uma coisa é acolher alguem necessitado outra é essa invasão mussulmana na Europa que está destruindo aquele Continente e ameaçando os católicos. CostaMarques

  2. Costa Marques
    13 de abril de 2018 at 16:42

    Oportuno comentário, é preciso que os europeus e em particular os alemães compreendam o perigo dos mussulmanos em sua patria. Marcos Costa

Haga su comentario