EXPRESIDENTES latinoamericanos RECLAMAN al PAPA por llamar a la “concordia” en VENEZUELA y NICARAGUA

En su tradicional mensaje de Navidad  pronunciado desde la basílica de San Pedro el 25 de diciembre, el Papa Francisco deseó que Venezuela pueda encontrar la “concordia” y que llegue la “reconciliación” a Nicaragua. “Que este tiempo de bendición le permita a Venezuela encontrar de nuevo la concordia y que todos los miembros de la sociedad trabajen fraternalmente por el desarrollo del país, ayudando a los sectores más débiles de la población”, declaró.

A continuación, el Pontífice rogó para que “delante del Niño Jesús, los habitantes de la querida Nicaragua se redescubran hermanos, para que no prevalezcan las divisiones y las discordias, sino que todos se esfuercen por favorecer la reconciliación y por construir juntos el futuro del país”.

A raíz de su mensaje – en el que también mencionó a países como Yemen, Siria, el continente africano y Ucrania en su recorrido por los conflictos en el mundo – veinte expresidentes latinoamericanos se han dirigido por escrito al Pontífice para llamarle la atención sobre lo equivocado que resulta en esta hora hacer llamamientos a la concordia en países como Venezuela y Nicaragua.

Lea a continuación la carta completa:

“Los que suscribimos, como ex Jefes de Estado y de Gobierno hemos sido firmantes de las declaraciones sobre Venezuela y Nicaragua emanadas de Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA), y como tales nos dirigimos a Usted con motivo de su reciente mensaje de Navidad, en el que llama “a la concordia” a los pueblos de ambas naciones.

Como se lo expresáramos a Su Santidad en anterior misiva, sabemos de su preocupación por el sufrimiento que hoy padecen, sin distingos, todos los venezolanos y ahora los nicaragüenses. Los primeros son víctimas de la opresión por una narco-dictadura militarizada, que no tiene reparos en conculcar de manera sistemática los derechos a la vida, a la libertad y a la integridad personal y, además, como consecuencia de sus políticas públicas deliberadas y una palmaria corrupción que escandaliza mundialmente, somete a éstos a condiciones de hambruna generalizada y falta de medicinas. Los segundos, a mediados año, fueron víctimas de una ola de represión que deja como saldo casi 300 muertos y unos 2.500 heridos.

De modo que, nos preocupa el llamado de Su Santidad a la concordia, ya que, en el contexto actual puede entenderse ello como un pedido a los pueblos que son víctimas para que se acuerden con sus victimarios; en lo particular, en el caso venezolano, con el gobierno que ha causado 3.000.000 de refugiados, en una diáspora que proyecta la ONU, para 2019, a 5,4 millones de personas.

La expresión de Su Santidad, que la sabemos dicha de buena fe y guiada por su espíritu de pastor, está siendo interpretada de un modo muy negativo por las mayorías de Venezuela y Nicaragua. Sobre todo, por cuanto no existe, actualmente, en dichos países, un diferendo político que reclame de entendimiento, tolerancia, entre fuerzas encontradas con narrativas distintas, dentro de una democracia normal o deficiente que hoy lamentablemente no existe en estos. Sus poblaciones enteras son sometidas al sufrimiento por sus gobiernos, bajo regímenes que sirven a la mentira, y los líderes sociales y políticos, los conductores de opinión y prensa, sufren cárcel, persecuciones y también la muerte, como le consta a los organismos americanos y europeos de derechos humanos.

Su Santidad:

La Encíclica Ad Petri Cathedram reza que el llamado a la concordia ha de hacerse, fundamentalmente,  ̏a los que gobiernan las naciones˝. ̏Los que oprimen a otros y los despojan de su debida libertad no pueden ciertamente contribuir a esta unidad˝ de las inteligencias, de los espíritus, de las acciones, como lo recuerda su predecesor, San Juan XXIII, y que todos anhelamos reconquisten los queridos pueblos de Venezuela y de Nicaragua a partir de la verdad y de la justicia, para que gocen de una justa paz.

Deseamos a Su Santidad esté pasando una feliz Pascua de Navidad. Quedamos a la espera de encontrarle en una circunstancia propicia.

Cordialmente,

Oscar Arias, Costa Rica – Nicolás Ardito Barletta, Panamá – Enrique Bolaños, Nicaragua – Alfredo Cristiani, El Salvador – Felipe Calderón, México – Rafael Ángel Calderón, Costa Rica – Laura Chinchilla, Costa Rica – Fernando De la Rúa, Argentina – Vicente Fox, México – Eduardo Frei, Chile – César Gaviria T., Colombia – Osvaldo Hurtado, Ecuador – Luis Alberto Lacalle, Uruguay – Jamil Mahuad, Ecuador – Mireya Moscoso, Panamá – Andrés Pastrana A., Colombia – Jorge Tuto Quiroga, Bolivia – Miguel Ángel Rodríguez, Costa Rica – Álvaro Uribe V., Colombia – Juan Carlos Wasmosy, Paraguay“.

Fuente: credochile

Sugiera a otras personas que acompañen este blog Familia Uruguaya Cristiana. Envíeles el link del blog: http://familiauruguayacristiana.com.uy

Contáctenos

Haga su comentario