La Ostpolitik vaticana denunciada por el Cardenal Korec, víctima y mártir de la Iglesia del Silencio

Uno de los cardenales que sufrieron en la propia piel dolores de martirio en las manos del comunismo fue el Cardenal eslovaco Juan Crisóstomo Korec (1924-2015).

El Cardenal Korec dejó para la historia una de las mayores increpaciones a la política de tratativas con el comunismo soviético, y que el Vaticano ahora está intentando reeditar en la China marxista.

El Cardenal Juan Crisóstomo Korec fue consagrado obispo secretamente en Checoeslovaquia cuando tenía apenas 27 años. En aquel entonces era el obispo más joven del mundo.

La historia del Cardenal Korec bajo el comunismo es realmente dramática.

Ordenado sacerdote en 1950, un año más tarde se tornó sucesor de los apóstoles, en una ceremonia “hecha a los apuros, por miedo de que la policía llegase en cualquier momento”.

Pasó los nueve años siguientes trabajando como obrero en una fábrica hasta que, en 1960, fue preso y encarcelado junto con otros seis obispos y 200 sacerdotes.

Fue puesto en libertad en 1968, durante la llamada “Primavera de Praga”. En la época se encontraba gravemente enfermo.

Después de la brutal represión soviética, [el continuó su apostolado, pero bajo los aspectos de un humilde barrendero. En contrapartida, pudo celebrar la Santa Misa en público por la primera vez.

Punto de referencia de la resistencia anticomunista

En 1969, en pleno período postconciliar, él recibió permiso de los déspotas marxistas para ir a Roma.

Los tiranos socialistas estaban en una fase de aproximación llevada a cabo con la nueva diplomacia de distensión vaticana, o Ostpolitik. En Roma recibió las insignias episcopales.

Entretanto, Don Korec no participaba del espíritu de distensión entre el Vaticano y el Kremlin, en la que veía una traición a los más altos intereses de la Iglesia.

Resultado: en 1974 fue preso nuevamente, con el pretexto de pagar cuatro años de prisión que estaban pendientes.

¡La Ostpolitik vaticana con relación al sucesor de los Apóstoles  que resistía no sirvió de nada!

Cuando fue libertado, fue obligado a cargar, a pesar de enfermo, tambores de alquitrán hasta la edad de 60 años.

Giampaolo Mattei escribió sobre obispo perseguido:

“Su apartamento modesto en Petrazlka, área industrial en los alrededores de Bratislava, se tornó un punto de referencia para la sobrevivencia de la vida cristiana en Eslovaquia.

Él también inventó trucos ingeniosos para huir de los artificios del espionaje, que llenaban su casa. Pero fue solamente en 1989 que pudo usar en público las insignias obispales.

“En 1990 fue nombrado obispo de Nitra, la más antigua diócesis de Europa Central y Oriental (fundada el año 800, cuando aún estaba vivo San Metodio), y en 1991 fue elevado al Cardenalato. En 1998, el Vaticano lo llamó para predicar los ejercicios cuaremales”.

Ostpolitik vaticana: “la mayor tristeza de mi vida”

Este hijo fiel del Papado no ahorró palabras severas sobre la desastrosa política de aproximación de la Santa Sede con el Leviatán comunista, realizada por Monseñor Casaroli, posteriormente hecho Cardenal y Secretario por Juan Pablo II.

Los acuerdos con los regímenes persecutorios comunistas pretendían crear – para consumo de los occidentales ignaros – condiciones “coexistencia pacífica y de cooperación” entre los pueblos católicos y sus verdugos.

Pero no era así que veían esa política diplomática los héroes de la Fe que se resistían al acuerdo, como el Cardenal Korec:

“Yo obedecí [a la Santa Sede]. Pero fue la mayor tristeza de mi vida.

“Los comunistas, por ese camino consiguieron poner sus manos sobre el gobierno de la Iglesia

“La Iglesia fue obligada a refugiarse en los templos y después diluirse lentamente…

“En nuestro país fue peligrosísimo el hecho de negociar lo que nosotros teníamos de más precioso, es decir la llamada iglesia clandestina [resistente al comunismo].

“Yo mismo fui obligado a interrumpir la ordenación secreta de sacerdotes.

“Para nosotros, fue realmente una catástrofe, casi como si nos hubiesen abandonado, tirados a la basura”, confidenció posteriormente el Cardenal en entrevista a Il Giornale, el 18/07/2000.

Fuente: flagelorusso

Sugiera a otras personas que acompañen este blog Familia Uruguaya Cristiana. Envíeles el link del blog: http://familiauruguayacristiana.com.uy

Contáctenos

Haga su comentario