Mark Zuckberg en la intersección del capitalismo con el socialismo

 

 

 

 

Nelson Ribeiro Fragelli

Qué habrá llevado al diario Le Monde a estampar en la primera página de su edición de 28-29/mayo/2017 una gran foto de Mark Zuckerberg?

No es fácil de entender. El cuotidiano francés es socialista y Zuckerberg – el creador de Facebook – es una de las estrellas del capitalismo mundial. El diario es a favor de la nivelación social completa, mientras que la fortuna de Zuckerberg lo coloca bien por encima de todos los niveles. ¿Cuál es el punto de intersección en la cual se juntan esas incongruencias?

Zuckerberg fue paraninfo de los se recibieron en 2017 en la Universidad de Harvard, en los Estados Unidos. Todo paraninfo hace discurso. La prestidigitación periodística lo presenta como portador de un ideal para la juventud viviendo “en un mundo que perdió su sentido“.

Una página entera del diario resume sus palabras. Cual joven Moisés, Zuckerberg es presentado como capaz de llevar a la juventud a atravesar las aguas estancadas de este mundo sin ideal hasta el otro margen donde está el “sentido de la vida“.

Su filosofía equivale al bastón de Moisés, a cuyo toque los pantanos de este mundo empantanado se abrirán. Esa filosofía lo llevó a la fama y al enriquecimiento. Luego, seducirá a los que inician una carrera.

Apoyado en su suceso, Zuckerberg pasa a la segunda parte de su camino rumbo a la tierra de promisión.

Él hace explícita su filosofía, hecha de conocidos jarabes ideológicos creados por los medios de comunicación. Se trata de jarabe marxista, al cual se agregan nuevos yuyos, bien más tóxicos, de pésimo gusto.

He aquí una pequeña dosis de su nauseante elixir filosófico: “El mundo perdió el sentido de su existencia; es preciso que todos encuentren su razón de ser; no se trata apenas de crear empleos, sino que debemos procurar visiones más amplias; conozco tantos que abandonaron sus sueños sintiéndose desamparados en casos de fracaso, etc.”.

Después de esa insípida grandilocuencia, el orador reafirma viejas falacias de la cartilla socialista, que no son otra cosa que el viejo marxismo con nueva fantasía: “Luchemos contra el calentamiento global, contra los nacionalismos, contra los que se oponen a la inmigración”. En cierto momento, él se vuelve hacia David Aznar, que estaba presente y fue convidado a levantarse para ser aplaudido. Ex-consejal de la ciudad de México, David Aznar articuló la legalización de las uniones homosexuales en su ciudad, aprobadas inclusive antes que en San Francisco.

En esos errores se encuentra el punto de intersección entre el capitalismo millonario y el socialismo pobretón.

Pero ¿a qué especie de tierra prometida Mark Zuckerberg lleva a la juventud?

Fuentes: ipco, abim

Convide a sus parientes y conocidos a que acompañen este blog Familia Uruguaya Cristiana. Envíeles el link del blog: http://familiauruguayacristiana.com.uy

Contáctenos

Haga su comentario