Nuestra Señora del Rosario, devoción característica de los predestinados, prenda de victorias futuras

 

 

 

 

Plinio Corrêa de Oliveira
“Santo del día”, 7 de octubre de 1964 (Partes)

Hoy es la fiesta de Nuestra Señora del Rosario, fiesta instituida en conmemoración de la victoria de Lepanto (1571), obtenida en este día contra los turcos que amenazaban a Europa; extendida a la Iglesia Universal en acción de gracias. (…)

Esta devoción tiene como mérito muy grande haber sido revelada por la Santísima Virgen a Santo Domingo, y nacer, por lo tanto, de una de las revelaciones particulares que los enemigos de la Iglesia tanto abominan.

Es una revelación particular que dio origen a esta devoción y, entretanto, esta devoción se extendió por toda la Iglesia Católica; quedó considerada por San Luis Grignion de Montfort la devoción característica de los predestinados; pasó a ser el distintivo de muchas órdenes religiosas, que en su hábito llevaban el Rosario en la cintura y, a decir verdad, pasó a ser el objeto de piedad de todo verdadero católico. (…)

En síntesis, el Rosario se compone de la meditación de los Misterios de la vida de Nuestra Señora y de Nuestro Señor. (…)

Es muy lindo meditar cada una de las decenas del Rosario. Porque cada una de esas decenas tiene un Misterio que confiere gracias propias. Unas son las gracias que podemos obtener por causa del Misterio de la Anunciación; otras las que podemos obtener por el Misterio de la Visitación; otras, las que podemos obtener por el Misterio de la Ascensión. Cada uno de esos misterios trae gracias propias. Y nosotros, rezando y meditando sobre esos Misterios, atraemos sobre nuestras almas, a bien decir de un modo global, todas las gracias de la Vida de Nuestro Señor Jesucristo. (…)

[Tenemos] entre otras gracias insignes alcanzadas por el Rosario, la gracia de la victoria de Lepanto. (…) Esa victoria [contra los turcos] fue alcanzada mientras San Pio V tenía una visión del triunfo de las tropas católicas. (…)

Probablemente el rezo asiduo del Rosario por aquellos que lucharen por el Reino de María, según las profecías de Fátima, será una de las grandes ocasiones de victoria y, tal vez, marcará el momento culminante de la plena realización de los acontecimientos ahí profetizados. (…)

El Santo Rosario es una prenda de victorias futuras.

Fuente: pliniocorreadeoliveira.info

Para ver la materia completa clique aquí

Sugiera a otras personas que acompañen este blog Familia Uruguaya Cristiana. Envíeles el link del blog: http://familiauruguayacristiana.com.uy

Contáctenos

Haga su comentario