«ODIO TEOLÓGICO» en la APOLOGÍA AMBIENTALISTA de los «pueblos originarios» de América

El nuevo presidente de Méjico, Andrés Manuel López Obrador, alineado a los regímenes social-comunistas de la familia Castro, de Maduro y de Ortega, exigió que España pidiese perdón por la evangelización y civilización de su país, alegando crímenes contra los «pueblos mejicanos originarios«.

El punto de partida de la absurda y prepotente exigencia es un viejo sofisma desarrollado por la Teología de la Liberación, y que, más recientemente, fue remozado por el nuevo modo de misionar comuno-tribal y su socio el ambientalismo radical.

En síntesis, el sofisma dice que la Cruz de Cristo y la Civilización Cristiana arrancaron a los indígenas, o «pueblos originarios», de su mística integración en la naturaleza, y extirparon sus creenciasidolátricas, sanguinarias y hasta canibalísticas – produciendo un desgarramiento en la Madre Tierra, también llamada Pachamama o Gaia.

Pero López Obrador no imaginó la vergüenza que iría a pasar y el desnudamiento de sus errores en las respuestas que recibió de España.

En el cuotidiano ABC de Madrid, el premiado escritor Juan Manuel del Prada puso en evidencia que la actual propaganda de una mitificada vida tribal integrada en el medio ambiente resulta apenas de un «odio teológico«, dirigido contra el cristianismo y la civilización.

La expresión «odio teológico» es el nombre dado al furor y a la ira generados por controversias envolviendo teología. La expresión también describe disputas no teológicas de naturaleza rencorosa. (Cfr. Wikpedia, «Odium theologicum»).

Se trata de un odio religioso que apela a la violencia porque no sólo es verbal o intelectual, sino que en muchas ocasiones pasa a la agresión física, incluyendo el exterminio y la persecución judicial, en que se destaca su carácter rencoroso y la utilización de recursos de baja política, según registra la acepción en español de la Wikipedia «Odium theologicum».

El premiado escritor que citamos destaca que sacar a los pobres indígenas de la situación miserable de ignorancia y crueldad en la vida de la selva constituye «el mayor avance civilizador de la historia de la Humanidad«.

El espíritu evangelizador y civilizador se funda en el hecho de que Dios hizo que todos los hombres fuesen descendientes de una misma pareja, hecho que los hermana.

Y, después, haber enviado a Su Hijo encarnado para estar entre los hombres cuya carne, sangre y alma compartía como descendiente de esa pareja.

Por fin, el mismo Jesucristo legó al Papa sus derechos con la obligación de llevar sus enseñanzas a todos los pueblos, para que alcanzasen la plenitud de bien posible en esta Tierra, y después la bienaventuranza eterna.

Esa idea de unidad de todos los hombres es la piedra básica que fundamenta el Derecho, el respeto de todos los derechos de los hombres y la Justicia bien entendida.

Pero esa idea no existía en los endiosados «pueblos originarios» de América.

Lo que estaba en vigor en ellos era bien lo contrario: hediondos crímenes masivos y sacrificios humanos.

Ejemplo arquetípico fueron los cometidos por los aztecas sobre decenas de millares de seres humanos con objetivos adivinatorios, mágicos y de esclavitud.

El escritor da numerosos ejemplos de la preocupación de los reyes españoles por el bien de los indígenas y por el castigo  de los abusos cometidos aquí y allá contra ellos. Podríamos hablar también del bien hecho por los reyes portugueses,

Es inevitable entonces que López Obrador apele al «odio teológico«, por ira u odio resultantes de querellas teológicas, o de disputas no teológicas de naturaleza rencorosa, y de modo visceralmente anticientífico.

Y, agrega Juan Manuel del Prada, el izquierdista presidente mejicano se responsabiliza de igual manera a la Iglesia, a España, repitiendo los arcaicos estereotipos de la Leyenda Negra, donde sólo se encuentra más odio teológico, hoy también ecológico, contra la divina religión de Nuestro Señor Jesucristo.

La religión del Evangelio transmitida por heroicos misioneros y conquistadores «libertó a los «pueblos originarios» del Moctezuma y sus sacerdotes.

Es decir, de esos «bondadosos salvajes» que arrancaban los corazones aún pulsando y bebían la sangre que hacían chorrear de las carótidas de sus víctimas.

La también escritora María Luisa Cruz Picallo, en una «Carta abierta a López Obrador» en el mismo ABC, después de recordar los bienes que el catolicismo de los Papas derramó con manos anchas sobre España, especialmente librándolas del fanatismo mahometano, acaba dejando patente que los alegados quiméricos del presidente izquierdista sólo se entienden en función de un odio ideológico preconcebido.

Le enseña que los muros de los templos aztecas no estaban pintados de negro como parecía – pues el presidente ecológico-izquierdista parece ignorarlo completamente.

«Eran camadas y camadas de sangre coagulado sacado del corazón arrancado de las víctimas vivas en los sacrificios humanos en abyectas ceremonias religiosas», tal vez hoy no tan reprobadas por el ecumenismo y por el comunismo ecológico tribal.

El Derecho, las leyes ecuánimes, la enseñanza, la alfabetización, las universidades, las escuelas, las iglesias, los conventos, las estancias, los talleres, los ingenios de azúcar, médicos, veterinarios, maestros, entraron bajo la luz bendita de la Cruz y el blasón de los civilizadores, erradicando el primitivismo, la barbarie y la crueldad.

El final, la docta escritora le lanzó al rostro: «Usted no conoce y hasta desprecia la historia de España, de Europa y hasta la de su propio país«.

Análogas explosiones de ese «odio teológico» parecen darse en las cabezas de eclesiásticos promotores del Sínodo de la Amazonia.

López Obrador no supo qué responder, y se encogió en el silencio.

Sin embargo, los propagandistas del Sínodo Pan-amazónico ecologista y místico tribal no dan señales de querer aprender la lección.

Ellos se vuelven ciegamente fascinados hacia futuro ecológico-religioso quimérico que evoca las páginas más degradantes de la prehistoria indígena.

Fuente: ecologia-clima-aquecimento

 

 

Sugiera a otras personas que acompañen este blog Familia Uruguaya Cristiana. Envíeles el link del blog: http://familiauruguayacristiana.com.uy

Contáctenos

Haga su comentario