“Quemen al Papa” contestan feministas a la “acogida” que el relativismo les ofrece

 

 

 

 

Una parada realizada por algunos millares de feministas y militantes LGBT atacó la catedral de Resistencia, en el noreste argentino, intentando prenderle fuego, escribiéndola, tirando botellas y piedras, según quedó registrado en videos citados por LifeSiteNews.

Ese tipo de mujeres, calificadas por la prensa local como “feminazis” – intentó primero incendiar la puerta de la catedral, ensañándose contra una imagen de la Santísima Virgen de la fachada.

Para mayor escarnio, algunas de ellas de presentaron en topless, con blasfemias y slogans de la agenda LGBT escritas en el busto.

El odio a la religión y a la pureza de las costumbres las llevó a ensañarse contra los edificios y monumentos de la ciudad, cuyo estilo refleja los gustos y el alma católica.

No fueron respetadas escuelas, oficinas y monumentos a personas históricas. En los edificios fueron escritas frases como “Andá a matar a tu padre, tu novio y tu hermano”, “Quemen al Papa”, “Aborten a los niños”, “Muerte a los hombres”, etc.

Las personas que intentaron interponerse pacíficamente entre las mujeres y la catedral fueron ensuciadas con sprays de tinta.

Explosiones semejantes de odio ya sucedían todos los años en diversas ciudades argentinas en las ocasiones de Encuentro Nacional de Mujeres, financiado por el gobierno populista bolivariano kirchnerista.

Los ataques se tornaron el rito de una anti-religión populista e igualitaria que promueve el aborto, la homosexualidad, la prostitución y otras conductas perversas condenadas por el catolicismo.

Paradojalmente, representantes destacados de esa anti-religión son recibidos calurosamente en el Vaticano.

Procurando evitar los ya previsibles ataques y profanaciones de los años anteriores, la parada no estaba autorizada a pasar frente a la catedral. Pero, como otras veces, un grupo previamente organizado atacó la iglesia.

Las barreras policiales fueron volcadas y el conflicto se puso más grave cuando los moradores enfurecidos salieron de sus casas exigiendo que los profanadores se fueran de ahí.

“Nuestra ciudad es pobre y no queremos que continúen destruyendo lo poco que tenemos. Ellos vinieron a romper todo lo que tenemos”, dijo una señora indignada.

“Yo, como mujer, no quiero ser incluida entre esas mujeres, si es que pueden ser llamadas así”, dijo la señora.

“Una mujer usa vestido y se distingue por el perfume, y no por el olor a alcohol y drogas como esas. Además, son asesinas; no quieren la vida”, agregó.

La provocación fue precedida por un ataque a la catedral de Buenos Aires.

En marzo, mujeres enmascaradas y en topless entraron en choque con la policía al intentar hacer caer las barreras instaladas ante la Catedral.

Esas feministas participaban del Día Internacional de la Mujer,

Las concesiones, “acogidas” y “acompañamientos” ofrecidos a esas activistas aprovechando la Amoris Laetitia no hicieron ningún efecto.

El odio que mueve a esas agresiones – que fue observado por la prensa – no obedece a ningún criterio, sino apenas a un impulso satánico.

Fuente: estaacontecendo

Sugiera a otras personas que acompañen este blog Familia Uruguaya Cristiana. Envíeles el link del blog: http://familiauruguayacristiana.com.uy

Contáctenos

Haga su comentario