Simposio internacional deplora: Vaticano acoge a los mayores enemigos de la vida

 

 

 

 

El científico social y escritor Steven Mosher, presidente del Population Research Institute, calificó el sofisma del “calentamiento global” de enemigo de la santidad de las vidas humanas inocentes.

Él habló durante el simposio internacional Ambientalismo y mudanza climática: un camino para la limitación de la población”, sobre la naturaleza anticristiana del control de la población mundial.

Divulgada por el Life Site News, su palestra tuvo el siguiente título: “Cómo los enemigos radicales de la vida están llevando adelante su agenda global para acabar con la pobreza eliminando a los pobres“.

Especialista en política interior de China, Mosher comenzó recordando que la temperatura de la Tierra siempre está oscilando, a veces de un modo dramático.

“Hice un estudio histórico da los cambios climáticos en China, que muestra que hace 2.000 años la temperatura media del país era varios grados más caliente que hoy, y fue necesario que pasase mucho tiempo para que se le ocurriera a alguien hablar de cambio climático y calentamiento global”.

El escritor, que profundizó el tema oceanografía por la Universidad de Washington, recordó que en el período jurásico la Tierra tenía una media de temperatura 15o superior a la media actual.

Mosher recuerda que los mismos “especialistas” que en los años 1970 difundían fanáticamente que la Tierra estaba entrando en una nueva “era glacial” giraron ahora 180 grados.

“La verdad es que nadie sabe qué pasará con el clima en el futuro. Nosotros tuvimos calentamientos globales y eras glaciales bien antes de que los hombres inventaron los motores.

“Éste es el mayor fraude científico jamás perpetrado en el seno de la familia humana”.

Mosher denunció que los “especialistas” promotores de la teoría del llamado “calentamiento global” humanamente están “gastando miles de millones de dólares en pesquisas financiadas y siendo pagados para eso. Y si ellos no probaren el llamado “calentamiento global”, no tendrán los créditos renovados”.

El meteorólogo Anthony Watts estima que para alimentar el “boato climático” fueron gastados entre 1,5 y 2 mil millones de dólares.

Para Mosher, como para muchos estudiosos, una aumento de la temperatura global sería positivo, pues aumentaría mucho la producción de alimentos. Habiendo calentamiento, Canadá y Siberia tendrían enormes extensiones de tierra aprovechables para la agroindustria.

Pero lo que se ve es lo contrario, dijo Mosher. Es “políticamente correcto” gastar miles de millones de dólares por año en un “gigantesco esfuerzo de propaganda” contra la ciencia y el sentido común.

“Ellos manipulan el llamado `calentamiento global´ como escusa para justificar su guerra contra el hombre, promoviendo abortos, la esterilización y la contracepción en el mundo”.

Mosher deploró aún que “algunos de los participantes de recientes congresos en el Vaticano tengan un largo histórico de promoción de la limitación de la natalidad y del aborto. Eso se opone al la enseñanza de la Iglesia.

“Yo me quedé sorprendido que fuese dado por el propio Vaticano una cátedra a esas personas para propagar posiciones que violan directamente la enseñanza católica”.

Según Michael Hichborn, presidente del Lepanto Institute, que promovió el Congreso, activistas pro-aborto hicieron una cabeza de puente dentro de la Iglesia Católica con el pretexto de salvar el medio ambiente.

Una vez adentro, ellos están “trabajando activamente para minar y subvertir la Iglesia y sus enseñanzas“, en un “ataque sin precedentes”.

Mosher agregó que está horrorizado con “ciertas personas en el Vaticano que están más interesadas en recibir aplausos del mundo que en evangelizar y llevar el mayor número posible de almas al Cielo”.

Él mencionó como ejemplo de convidado del Vaticano a su ex-colega Paul R. Ehrlich, que divulga “puntos de vista extremistas sobre el aumento de la población, comparándolo con el crecimiento de un cáncer”.

Agregó que los alarmistas son “antihumanos“, inspirados por un “odio demoníaco contra nuestros colegas, los seres humanos. Ellos derraman copiosas lágrimas cuando un perro o un gato es maltratado, pero ni miran a los 4.000 niños brutamente asesinados en los vientres maternos todos los días en los Estados Unidos”.

La Pontificia Academia de las Ciencias sólo debería convidar a católicos, completó Mosher.

Pero oyendo a esos enemigos de la vida, el Papa Francisco atribuye al hambre mundial los cambios climáticos, lo que “invierte totalmente los hechos”.

Hichborn, a su vez, completó: “Si no combatiéremos eso ahora, después será tarde, porque no quedará civilización para defender”.

Fuente: revculturalfamilia

Sugiera a otras personas que acompañen este blog Familia Uruguaya Cristiana. Envíeles el link del blog: http://familiauruguayacristiana.com.uy

Contáctenos

Haga su comentario