TECNOLOGÍA – Tres síntomas que muestran cuándo hay que desconectarse

 

Los dispositivos electrónicos se han convertido en una parte enorme de la vida de todos.

Cada día, la gente en todo el mundo realiza el ritual mecánico de revisar los correos electrónicos, mensajes de texto, cuentas de Twitter y otras plataformas de medios sociales.

El deseo constante de conectarse  rápidamente se convierte en una obsesión, hasta el punto de que algunas personas no saben cuándo parar y desconectar sus dispositivos electrónicos. Llegan a sentirse perdidos sin ellos.

Parar y reflexionar sobre el uso correcto de los dispositivos es necesario e importante, ya que la dependencia de ellos puede tener un efecto deshumanizador.

Cuando las personas pierden el control de su uso, ya no desarrollan plenamente su carácter, los talentos personales o incluso la capacidad de disfrutar de placeres legítimos como la conversación, el silencio o la reflexión. Pierden contacto con la realidad y con las relaciones humanas.

No todo el mundo lleva esta dependencia al extremo. Sin embargo, hay ciertas señales por las que se puede saber cuándo se ha ido demasiado lejos, y es necesario parar y tomar medidas.

Algunas señales:

1   Cuando se siente OCUPADO y VACÍO

Usted sabrá que ha ido demasiado lejos cuando estos aparatos contribuyen a aumentar los ritmos de su vida hasta hacerle sentir lleno y vacío al mismo tiempo. El tiempo mismo pierde su significado. Las personas experimentan la doble sensación de no tener tiempo para hacer nada y de no hacer nada con su tiempo.

Sin tiempo para reflexionar e interpretar las experiencias, la vida se vuelve confusa. Entonces se comienza a experimentar el aburrimiento, el cansancio y el estrés psicológico.

Cuando esta paradoja de no tener tiempo pero de perder tanto tiempo nos impresiona, es hora de parar, desconectar y pensar cómo utilizar los dispositivos de manera más o menos constructiva.

2.   Cuando se vuelve ADICTIVO

De acuerdo con una encuesta realizada por un grupo de defensa de los niños Common Sense Media, casi el 59 % de los padres creen que sus hijos adolescentes son adictos a sus dispositivos. Alrededor del 27 % de los padres se consideran adictos.

Los dispositivos dominan a las personas. La dependencia está causando cada vez más fricción entre padres e hijos, llegando a provocar discusiones diarias. Se está cambiando la naturaleza de las relaciones familiares.

Se estima que los adolescentes pasan un promedio de nueve horas al día en línea. La mayoría de los padres y de los adolescentes revisan sus dispositivos a cada hora y se sienten obligados a responder a los mensajes de texto inmediatamente.

Cuando la adicción a Internet comienza a afectar sus relaciones y a tomar grandes cantidades de su tiempo, es hora de parar, desconectar y tomar medidas.

3.    Cuando usted cree que NO PUEDE PARAR y desconectar

Usted se dará cuenta que tiene que cambiar cuando siente que no puede tomar un descanso.

Mucha gente se arrepiente de su adicción a sus dispositivos y del tiempo perdido.

Sin embargo, están cegados por el mito de que simplemente no pueden controlar su uso. Se dan por vencidos sin hacer ningún esfuerzo. Es entonces que se debe parar y desconectarse.

Es precisamente en el momento en que la gente se da cuenta del peligro de esta sobrecarga de la tecnología, que está en la mejor posición para desconectar.

Cuando las personas son agredidas por la realidad de su uso excesivo, entonces ven el problema con claridad. La gente debe aprovechar para motivarse a cambiar sus vidas.

Millones de estadounidenses se enfrentan al mismo problema. Ellos están  tomando medidas efectivas para limitar el uso de la tecnología. Todo el mundo puede hacer lo mismo.

Los adictos al uso de los  smartphone, por ejemplo, están volviendo a los teléfonos más simples. Uno de cada siete estadounidenses está usando los llamados teléfonos mudos que sólo hacen llamadas y envían mensajes de texto. Alrededor de 24,2 millones de este tipo de teléfonos se vendieron en 2015, muchos de ellos comprados por aquellos que deseaban desenchufarse. Otras personas simplemente están disciplinando su tiempo en línea que para que refleje las necesidades reales.

Cuando se empieza a perder el control, es el momento de parar, desconectarse y revaluar el uso y abuso de sus dispositivos.

Fuente: accionfamilia

Sugiera a otras personas que acompañen este blog Familia Uruguaya Cristiana. Envíeles el link del blog: http://familiauruguayacristiana.com.uy

Contáctenos

 

Haga su comentario