¿Usted tiene especial cuidado para que sus hijos no usen excesivamente el celular? – ¡CUIDADO!

 

 

 

 

Los que pertenecen a la «generación smartphone» – aquellos que nacieron después de 1995 – están madurando más lentamente que los de generaciones anteriores.

Es lo que revela la Dra. Jean Twenge, profesora de Psicología en la Universidad Estadual de San Diego, en los Estados Unidos, en su recién publicado libro iGen: Why Today’s Super-Connected Kids Are Growing up Less Rebellious, More Tolerant, Less Happy – and Completely Unprepared for Adulthood (iGen: por qué los niños superconectados están creciendo menos rebeldes, más tolerantes, menos felices – y completamente sin preparación para la vida adulta«, en traducción libre).

La obra es el resultado de una investigación basada en pesquisas con 11 millones de jóvenes americanos y entrevistas.

La iGen, o «generación del smartpone, es la primera generación que pasa toda la adolescencia en la era del smarphone.

«Con las redes sociales y mensajes de texto sustituyendo otras actividades, iGen dedica menos tiempo a pasar con sus amigos personalmente – tal vez por eso están experimentando niveles de ansiedad, depresión y soledad sin precedentes», comenta la Dra. Jean Twenge en su sitio web. La tasa de suicidio, por ejemplo, triplicó en los últimos 10 años, en niños de 12 a 14 años.

El estudio mostró además que, cuanto más tiempo el joven está frente al computador, mayores son los niveles de infelicidad.

«A los 18 años se comportan como si tuviesen 15 en generaciones anteriores», comenta la Dra. Twenge. Ella dice que esto tiene relación con la superconectividad típica de esa generación, que pasa una media de seis horas por día conectada a la internet, enviando y recibiendo mensajes y jugando juegos on line.

«Pesquisamos el funcionamiento de la mente para fabricar máquinas aptas a manipularla».

El diseñador norteamericano de productos, Tristan Harris comenta, a su vez, que los productos del Valle del Silicio son proyectados para viciar a los que los usan.

Harris vive en el Valle del Silicio, en California, es ex-funcionario de la Apple. Fue fundador de la Apture, starup que suministraba servicios para publicaciones de grandes empresas de prensa, y que, en 2016, acabó siendo comprada por Google. Actualmente él se ha dedicado a estudiar cómo empresas de productos y servicios electrónicos están empeñadas en el desarrollo de estrategias direccionadas a la captura del tiempo del usuario. La denuncia, por lo tanto, es hecha por una persona que conoce muy bien el segmento.

Comenta el especialista: «La mayoría de los seres humanos cree, ingenuamente, que tiene control total sobre todo…»

«Casi siempre, la tecnología nos influencia y nos conduce. Del otro lado de la pantalla, en la sede de Google o de Apple, hay profesionales, como diseñadores e ingenieros – yo fui uno de ellos – trabajando para que sus clientes no paren de usar sus productos. (…) Pesquisamos el funcionamiento de la mente para fabricar máquinas aptas a manipularla«.

«(…) redes sociales, aplicativos y tablets están controlando nuestro tiempo… El suceso de esos productos es medido por la cantidad de tiempo que ellos capturan a los usuarios. Tropas de millares de ingenieros y diseñadores desarrollan tecnologías capaces de persuadir a los individuos a no largarlas.

«Nosotros, los diseñadores y programadores, que creamos los algoritmos, comparamos ese vicio a la utilización de un caza monedas. El acto de mover la palanca buscando una recompensa pone en acción hasta mecanismos neurológicos del cerebro humano que son activados cuando se recorre sin parar la homepage del Instagram atrás de imágenes que apetezcan. (…) es más fácil llamar la atención del usuario común con tonterías fáciles de ser consumidas – como los videos de gatos – que con textos largos y que exigen profundización.

«Miles de millones de dólares son investidos para que una persona, al conectarse a una red social, no consiga parar de mover la barra de rodar.

Y concluye: «en materia de atención no tenemos límite de tiempo, entonces todos quieren conquistar cada segundo nuestro… (y) pasan a competir con nuestro sueño, nuestros familiares, nuestro empleo«.

Se va perdiendo la capacidad de pensar…

En entrevista al diario O Estado de S. Paulo, el día 13 de setiembre de 2016, el Dr. Cristiano Nabuco, psicólogo del Hospital de Clínicas de San Pablo, afirmó que «estamos creando una generación de alienados«.

El uso excesivo del celular «comienza a crear un padrón donde progresivamente el cerebro va perdiendo la capacidad de profundizar. Al punto de que hoy, muchas veces, cuando vamos a dar clases a los jóvenes en la universidad, ellos no consiguen más debruzarse y profundizar sobre textos más densos. Perdieron la capacidad de concentración.

El manoseo continuo de las redes sociales, de las búsquedas, de la música y de la fotografía, la `caza´ del Pokemon, todos eso crea una polución que compromete profundamente la lógica y la capacidad de raciocinio.

Fuente: ipco

Convide a sus parientes y conocidos a que acompañen este blog Familia Uruguaya Cristiana. Envíeles el link del blog: http://familiauruguayacristiana.com.uy

Contáctenos

Haga su comentario